julio 30, 2017

México consagra a Leo Matiz como fotógrafo muralista

Leo Matiz. Laguna de Tota. Colombia. ca., 1950. Cortesía: Fundación Leo Matiz


Con motivo del centenario del nacimiento de Leo Matiz, el país azteca rinde tributo al padre de la fotografía colombiana con dos grandes exposiciones bajo un mismo concepto: “Leo Matiz, el muralista de la lente”. La primera, del 15 de junio al 17 de septiembre, tiene como sede el Antiguo Colegio de San Ildefonso; lugar donde comenzó el Muralismo, gran escuela pictórica mexicana. La segunda, desde el próximo jueves 3 de agosto hasta el 15 de octubre, en el templo del arte mexicano: el Museo del Palacio de Bellas Artes.

La exposición en el Museo del Palacio de Bellas Artes consta de 40 piezas y pone en evidencia la relación artística de Leo Matiz con el muralista David Alfaro Siqueiros. Gracias a la fotografía, la obra gráfica, la pintura y algunos documentos hemerográficos, el visitante podrá ser testigo de la colaboración que terminó en una profunda diferencia. El debate se originó por la falta de créditos en una exposición de Siqueiros en la que había usado fotos de Matiz. La controversia fue publicada en la prensa y, producto de ella, Leo Matiz tuvo que salir de México en 1947. Setenta años después los artistas se vuelven a unir, gracias a esta exposición, en el recinto que los separó.

Leo Matiz nació a lomo de yegua en Aracataca mientras su madre iba a la partera en 1917. Comenzó a dibujar desde niño. En su juventud se desempeñó como caricaturista hasta que, a los 20 años, el codirector de El Tiempo, Enrique Santos Montejo, “Calibán”, le regaló su primera cámara fotográfica: una Roylander de fuelle. Así comenzó su vida de fotógrafo. Con ganas de mundo zarpó rumbo a México en 1940, pero el pasaje sólo le alcanzó hasta Panamá. Seis meses después de un viaje a pie por Centroamérica arribó a la Ciudad de México. Ese mismo año participó de una exposición colectiva de artistas colombianos en el Palacio de Bellas Artes que fue inaugurada por el poeta Pablo Neruda, en ese entonces Cónsul de Chile. En México trabajó como fotógrafo en las revistas más importantes, en publicaciones de circulación internacional y en el rodaje de algunas películas; allí tomó conciencia de la trascendencia de la fotografía.

Leo Matiz fue un artista que hizo de la fotografía una técnica para expresar sus más elevadas intenciones. Supo retratar  los personajes de su tiempo. Por su lente pasaron los muralistas: José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, la artista Frida Kahlo, el poeta Pablo Neruda, la actriz María Félix, el revolucionario Fidel Castro, el jazzista Louis Armstrong, el cineasta Luis Buñuel, la cantante Celia Cruz, el dibujante Walt Disney, el fotógrafo Gabriel Figueroa, el actor Mario Moreno ‘Cantinflas’, el compositor Agustín Lara y muchos otros. Además fue testigo de la liberación de París en 1944, del Bogotazo en 1948 y de la caída del dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez en 1958. Por ello es considerado uno de los fotógrafos más originales del siglo XX.

Leo Matiz es un caribe universal. Un maestro de la fotografía por su forma de abordar el efervescente ámbito artístico de su tiempo, los personajes de la etapa de oro del cine mexicano, el paisaje rural, la marginalidad urbana, el mundo indígena y las abstracciones de la arquitectura. Leo es autor de algunas de las imágenes icónicas de América, gracias a sus audaces composiciones en blanco y negro y a su original manejo de la luz que conecta con la historia de la pintura.


Mayor información en la web de la Fundación Leo Matiz: www.leomatiz.org, así como en “Fundación Leo Matiz” en Facebook. Contacto: Alejandra Matiz. Correo electrónico: alejandramatiz@gmail.com.

No hay comentarios.: