junio 14, 2017

Borges y Él



Murió Borges y para su asombro, Dios si existía.

En la inconmensurable formación de justos que aguardaban el saludo del Señor, el escritor esperaba.

Cuando llegó su momento, Aquel por el cual se glorían los Cielos y la Tierra, le preguntó:

-         ¿Y tú, qué has hecho?

Sacudido por un esplendoroso pavor, Borges mintió:

-         Escribir para justificarte, Señor.

No hubo castigo. Súbitamente los envolvió el viento de la Eternidad. El Señor alzó su poderosa mano y dijo:

-         ¡Qué cese la ficción!

Entonces Borges supo que él era Dios, y que entre todos los oficios de la Tierra, la Literatura era el preferido por la Divinidad, que se suplantaba en ciertos espíritus para su especial regocijo.

Dios a veces era Cervantes, Shakesperare.

A veces era Borges.


Fotos: Internet
Cuento: Francisco Pinaud (1949-2017)

No hay comentarios.: