noviembre 26, 2017

Ernesto McCausland en tres imágenes

En el marco del Festival de Internacional de Cine de Cartagena de Indias, el miércoles 29 de febrero de 2012, el periodista, escritor y cineasta estrenó “Eterno nómada”. En aquel momento, era Editor de El Heraldo y el autor de este texto su corresponsal en el FICCI. Las imágenes las hizo Wilfred Arias, destacado fotógrafo del diario barranquillero.


La admiración

Salvo Basile lo mira con serenidad y algo de escepticismo. Viste de negro. La mano derecha sobre la izquierda, ambas sobre la rodilla. Sentado en la misma mesa donde está su interlocutor. Este levanta su mano derecha, dirigiéndose al público. Podemos ver cuatro de sus cinco dedos. El índice está borrado por el movimiento y, en su lugar, vemos una farola de la calle del arzobispado. Brilla su anillo de bodas. Su cara es de emoción y el gesto en su boca nos trae de vuelta su voz nasal, con acento barranquillero de niño bien, amante de la cultura popular. Su mano izquierda sostiene un micrófono inalámbrico, el reloj de oro y plata marca las 7.13 de la noche. Debajo del brazo lleva el estuche de la película y una carpeta. La proyección ha tenido un retraso y, mientras se resuelve un inconveniente técnico, el Presidente de la Junta Directiva del Festival ha propuesto al Director presentar su película. La conversación logra quitarle el estrés y cautiva al público que ha ocupado todas las sillas dispuestas al lado de la Catedral. La función está por comenzar.

Yo era casi un niño cuando la señal de Telecaribe llegó a San Marcos, mi pueblo natal. Teníamos que usar una antena UHF que solo don Carlos Ealo Cermeño tenía en su casa. En especial no me perdía uno de sus programas. Conducido y dirigido por un hombre joven con pinta de serio, era capaz de poner en escena la delirante realidad del caribe colombiano. “Mundo Costeño” era el referente de personajes e historias que tenían nuestro acento, nuestros colores, nuestro ritmo. No era de fácil pronunciación el nombre de aquel presentador de gafas, cara redonda y corbata; pero recuerdo haberlo memorizado después de deletrearlo. Aquel programa me inspiró, me hizo soñar con hacer algo del otro lado de la pantalla. Y se hizo realidad pronto. En agosto de 1989, llegaron al pueblo dos señores: Alberto Peralta y Luis Ordosgoitia. Estaban buscando a un niño para enviar unos informes a “Chiquinoticias”, el noticiero infantil del canal regional. Mi padre los encontró en el Parque de La Trinidad y les propuso conocerme. Me hicieron una prueba. Fue fácil para mí: recordé aquel joven señor de gafas y jugué a ser periodista.


La envidia

Acabamos de conocer los trágicos sucesos que rodearon la muerte del documentalista francés Claude Herviant en tierras de la guajira, al norte de Colombia. También los detalles mágicos que caracterizaron los dos entierros del poeta. McCausland sonríe. Viste camisa negra y pantalón rojo. En su cara vemos la satisfacción del deber cumplido. Sus gafas son ahora de marco grueso, rectangulares. La cara, delgada. Su sombra se proyecta sobre una pared del antiguo edificio. Al lado suyo, pegado en una sólida columna, el afiche de la que será su última película. Podemos detallar la fecha del fallecimiento del personaje del documental: 14 de febrero de 1989. Al fondo, el desierto. Y las nubes.

Ernesto estuvo una vez en mi pueblo natal. Fue con Juan Piña a un concierto gratuito que “el niño de San Marcos” ofreció para celebrar su cumpleaños. Allí conoció a la familia del cantante sanmarquero, entre ellos a la legendaria tía Berta, y realizó un par de capítulos memorables para Mundo Costeño. Varios años después comencé mis estudios de periodismo en Barranquilla, motivado indirectamente por McCausland. En aquel tiempo, él se había ido a Bogotá como presentador del noticiero QAP. Era una figura pública de carácter nacional. Su audiencia crecía. Y seguía cautivando por sus crónicas bien escritas, editadas con gracia. En ellas, el periodista mostraba su marcado interés por el Cine. Mientras tanto, yo pasaba de la admiración a la envidia.

Comencé mi formación en el séptimo arte gracias a la Cinemateca del Caribe del barrio Boston. Recuerdo aquellas largas conversaciones con Iván Wild después de cada función, en las que soñábamos con hacer películas que fueran más allá del ámbito local. En 1996 fuimos por primera vez juntos al Festival de Cine de Cartagena y el sueño se convirtió en pasión. Siempre estábamos hablando de películas, mientras otros las filmaban. En esas estábamos, cuando Ernesto volvió a Barranquilla para filmar su ópera prima, “El último carnaval”. A nosotros nos pareció lamentable. Hicimos mofa de ella. Incluso alcancé a decir que era lo peor que había visto en mi vida. En el fondo, me molestaba que él lograra algo que yo no. Pero no me quedé allí. Me mudé a Cartagena para estar más cerca del Cine. En enero de 1999, con una camarita de video prestada, filmé mi primer cortometraje, “Zoom”. Con la complicidad de Ellah del Castillo, Nicolás Emiliani, David Sánchez Jr. y la inolvidable Patricia Durán, que nos prestó su casa de Getsemaní. Ese mismo año nos presentamos en el Festival, con escasas repercusiones. Sin embargo, recuerdo que el periodista Sigifredo Eusse me hizo una entrevista para Telecaribe. A raíz de eso, McCausland me estuvo buscando para que participara en su segunda película. Pero me negué. Por idiota. “Siniestro” tampoco me gustó, pero sirvió de escuela para muchos jóvenes que, como yo, nunca habían hecho un largometraje. Entre ellos, sus protagonistas, Karen Martínez y José Luis García. La Esquina del Cine –su productora- era en realidad una Escuela de Cine. Y él era su Director. Ese es su legado en el Cine.

Siempre vuelvo al cronista, pero no me siento identificado con el cineasta. La crónica era su hábitat. McCausland iba de la prensa a la radio, de la radio a la televisión y de la televisión a la prensa. Como pez en el agua. Nadie había hecho eso en el periodismo colombiano y es muy difícil que alguien lo repita. Ese es su gran legado como Periodista.


La amistad

De izquierda a derecha: Ana Milena Londoño, Ernesto McCausland, Adriana Echavarría, Ensuncho De La Bárcena y Cindy Zawady. “Esta es la foto”, dijo Ernesto después de que Pipe obturara. La del abrazo eterno, más allá de los desencuentros. La del cariño, más allá de los años y de la vida. Ana Milena lleva un vestido violeta ceremonial, blusa blanca y mantilla con flores. La estatura de Ernesto nos recuerda su origen escocés, el cuello de su guayabera nos deja ver un rosario. Adriana va de vestido negro y collar que termina en un dije aguamarina. Este servidor va de sombrero blanco, blazer café, camisa rosada y jean. Cindy viste un pantalón fucsia, una blusa estampada, collar de piedras y grandes pulseras. Todos sonreímos. Al fondo, la Catedral de Cartagena de Indias.

En 2002 volví a Barranquilla, después de graduarme como Periodista. Trabajé en el equipo educativo del Parque Cultural del Caribe. Estuve casi dos años en la ciudad del carnaval y las nubes viajeras. Para ese entonces, McCausland iba y venía entre la radio de la Capital y la televisión del Caribe. Volví a Cartagena en 2004. En septiembre publiqué mi primer libro de poemas. Al año siguiente decidí instalarme en Bogotá. Fui a la Feria del Libro del 2006, como periodista radial. Era la presentación de “Y de repente un ángel”, novela de Jaime Bayly. Al final del evento, quise saludar al escritor y periodista peruano. Al darle mi nombre, un señor muy alto que estaba a su lado, reaccionó:

-          ¿Tú eres Ensuncho?
-          Eso dicen, maestro.

Era Ernesto McCausland. En persona. Me dio su mano. Y me dijo a quemarropa.

-          Hace rato quería conocerte. Saber quién le había dado tan duro a mis películas.
-          Mucho gusto. Y perdone usted, pero ajá.
-          Nombe, nada de eso. Al contrario, me gusta que digas lo que piensas.

La cosa me tomó por sorpresa. Por aquel entonces él era cronista de 6AM, un programa de radio muy influyente. Me pidió mi número. Me desarmó su nobleza. Le agradecí, impresionado por su gesto. Me llamó para que le hablara de mi Manifiesto contra el vallenato. Después nos volvimos amigos. El volvió al Caribe. “Cuando vengas a Barranquilla me avisas”, me dijo. Estuve varias veces en su programa “A las 11” de Telecaribe, referente de la entrevista televisiva. Creo que él estaba realmente interesado en mi punto de vista, muy lejos del mercado. De alguna manera, mi marginalidad le resultaba atractiva. A él, que siempre había estado en medios de comunicación tradicionales, de prestigio. Después nos vimos en un Festival de Cine de Cartagena, en el que fue presentador oficial. Hasta allá llevó su programa. Me pidió que le pasara algunos nombres para entrevistarlos. Los citó a todos, sin falta. Incluso una noche, antes de dar inicio, se bajó del escenario para conversar conmigo en las sillas del auditorio del Centro de Convenciones. Me puso a la orden su cámara de cine. Yo estaba impresionado con su amabilidad. Los recuerdo, a él y Ana Milena, príncipes en el gran balcón de Quiebra-Canto, observando el paisaje nocturno del Centro de Cartagena. Cuando hicimos el Festival de Cine de Mompox siempre contamos con su apoyo. Por aquellos días, él estaba muy interesado en que yo viera su cortometraje, “Luz de enero” y dispuso el estudio para ello. Tan pronto acabó la proyección privada, en la Esquina del Cine, sonó mi celular.

-          Flaco, ¿cómo lo viste?
-          Es lo mejor de tu filmografía. Estoy conmovido. Me dejaste callado: eres un Cineasta. Felicitaciones.
-          Gracias, flaco. Me honran tus palabras. Ya sabes, por acá a la orden.

En enero de 2010 lo nombraron Editor de El Heraldo. Lo llamé el día de su cumpleaños, a darle dobles felicitaciones. Me quería como cronista del periódico. Yo vivía en Bogotá, estaba casado y se me hacía difícil el cambio de ciudad. Pero, un año después decidí enviarle una crónica sobre las corralejas de San Marcos. La publicó. Me dijo que la cobrara, porque era mi trabajo. Acordamos un precio por cada colaboración y comencé a enviarle textos. Había creado “Latitud”, una separata dominical dedicada a la crónica, al reportaje y al ensayo. Siempre que tenía un tema le escribía o lo llamaba. Una o dos veces no le gustó el tema o la forma en que lo abordé. De resto, siempre lo publicó. Me daba su punto de vista, sugería, corregía. Hacía la labor de un Editor de verdad. Desde Bogotá le enviaba mis textos, algunos los incluía entre una noticia y otra. El 9 de febrero de 2011 murió el escritor, periodista y diplomático loriquero David Sánchez Juliao, quien lo había influido notablemente en su formación como periodista y por quien profesábamos una real admiración. Lo suyo era atávico. El apellido McCausland es de origen escocés y significa “Hijo de Absalón”. Absalón fue el tercer hijo del Rey David y doña Nancy Sojo, mamá de Ernesto, había sido pareja de Sánchez Juliao. A ellos no sólo los unía el gran talento y la excelencia, sino una estrecha relación familiar. Me llamó para que lo mantuviera al tanto del sepelio. Fuimos juntos a la funeraria. Pidió que sostuviera su maletín mientras pasaba frente al ataúd, a despedirse de su amigo y maestro. Pasamos a la Misa, donde el sacerdote se refirió a las dos entrevistas que le había hecho Ernesto a David en su programa. No fuimos al cementerio porque él debía tomar un vuelo a Barranquilla, de donde había logrado escaparse unas horas. De camino al taxi, conversamos. Había visto a David en Barranquilla unos días antes y lamentaba no haberle dicho cuánto lo amaba.

En enero de 2012 fui el enviado especial de El Heraldo al Hay Festival. Honor que me concedió McCausland. Desde allí envié a los lectores informe diario de los principales acontecimientos del importante evento literario que reúne a escritores y editores con su público. Al cumplirse un año de la muerte de Sánchez Juliao, en memoria del Rey David le envié una “Heráldica”. Era mi manera de agradecerle por el cariño, la amistad y la confianza con la que me había privilegiado, en un género creado por él mismo en aquellas páginas. Ese mismo año, el Editor llamó a proponerme temas para el Dominical. Recuerdo uno en especial, sobre el Cine del siglo XXI. Le sugerí nombres, algunos ya los tenía. Le envié mi entrevista con el director mexicano Carlos Reygadas, quien meses después sería honrado como Mejor Director del Festival de Cannes.

La última vez que nos vimos fue también en Bogotá. En el Club El Nogal, en un foro sobre la economía del Caribe, con algunos empresarios y académicos. Le propuse tema para una crónica pero no lo noté muy interesado. A cambio, él me propuso uno. Lo memorable del encuentro es que al bajar en el ascensor, nos extraviamos buscando la salida del Club. Llegamos al mismo pasillo varias veces, pulsando cada vez el botón de un piso distinto. Fue inevitable pensar en Luis Buñuel. Al final, después de reírnos, logramos dar con el primer piso. Al despedirnos, asomó la cara por la ventana del taxi que lo llevaría a su hotel: “Pilas, flaco. Será la crónica de tu vida”. Yo me quedé, otra vez, sin palabras.

Lo último que le escribí fue un reclamo. Por no haberme enviado a tiempo una carta de respaldo para inscribirme en un importante taller de periodismo. Respondió diciéndome, por primera vez, que estaba muy enfermo y que lo excusara por haber dejado pasar la fecha. Remataba con una despedida que me dejó helado: “Nunca dejes de escribir, flaco”. Algo me dijo que era su final. Le respondí pidiéndole perdón y dándole las gracias por tanto cariño, por tanta confianza, por haberme honrado con su amistad. No recibí respuesta. Al menos eso creía yo.

Regresé al Caribe en octubre, soltero, después de 7 años de matrimonio en Bogotá. Aquel 21 de noviembre, al amanecer, me despertó un susurro: “Flaco, levántate”. Sentí la voz de Ernesto y el abrazo de la brisa cartagenera. Encendí el computador y confirmé la noticia.

Tantas luchas, tantas batallas y al final solo queda el amor

A finales de junio de 2015 filmé mi primer largometraje con la complicidad de Jorge Herrera, Ricky Pinilla y su padre, Alejandro Pinilla. Fueron cinco días de rodaje por ciudades, pueblos, veredas, carreteras y caminos del Sinú. “Empera” se llama la película con la que creamos el Cine Cero: Cero narración, Cero guión, Cero presupuesto. Proponerle un juego a la realidad y filmar la reacción, esa es mi visión. Soy un convencido de que para hacer Cine sólo se necesitan tres cosas: una cámara, un grupo de amigos y tiempo. Y dejar que la realidad ocurra, porque lo mejor es lo que sucede. Por eso, cuando Jorge Herrera me dijo que una película es la decisión de un director, no dudé en rodar, después de 20 años de hablar de Cine sin atreverme. Una de aquellas jornadas febriles ocurrió en Lorica. Filmamos una escena que paró el tráfico por algunos minutos, sin pedir permiso a nadie. Fue increíble. Les juro que sentí la cercana compañía de Ernesto, de David y de Don Rami, mi padre, fallecido en enero de aquel año. En cada momento del rodaje los vi sonriendo, a los tres, más allá del plano.



Por Ensuncho De La Bárcena
@ElCaribeReal

noviembre 13, 2017

Perfil de un Pésimo Partido



Me acabo de confirmar como católico. Tengo 42 años. No tengo esposa. No tengo hijos. No tengo trabajo. No tengo partido político. No tengo carro. No tengo moto. No tengo bicicleta. No soy hincha de ningún equipo. No escucho vallenatos, baladas, ni reguetones. A comienzos de este siglo me gradué de periodista, pero no veo televisión. No escucho radio. No leo la prensa. No voto, ni hago campaña.

Tengo una cuenta de ahorros en ceros, pero miles de seguidores en facebook, twitter e instagram. Tengo un canal de youtube, pero no soy youtuber. Tengo un blog con lectores de tres continentes. Tengo una colección de libros, ninguno de autoayuda. Tengo un par de libros publicados y varios inéditos, pero no tengo agente ni editorial. Tengo una colección de películas, ninguna de Hollywood. Tengo varios cortometrajes y documentales filmados, pero sigo sin editar mi primer largometraje. Tengo una colección de discos, sin reproductor para escucharlos. Tengo una colección de casetes con entrevistas inéditas, pero no tengo grabadora. Tengo un archivo de cintas de video del siglo pasado, pero no tengo dónde mirarlos. Tengo un archivo de cuarenta mil fotos, pero no tengo dónde exponerlas. Tengo una colección de sombreros viejos, algunos rotos, entre ellos uno que me regaló el gran Pacho Rada. 

También tengo un arcón que perteneció a mi bisabuelo, una cama que perteneció a mi abuelo, una mesa de noche que perteneció a mi abuela y un escritorio que perteneció a mi sobrina. La ropa que uso me la compran mis hermanas o mi Madre. Tengo algunos zapatos, entre los que se destacan unos rojos a los que se les mete el agua. Tengo un morral que me regaló una amiga, una computadora portátil que ha sobrevivido a varias caídas, una cámara fotográfica que me regaló mi hermano y un celular que me regaló mi hermana.

Por último, tengo un pasaporte con sellos de Panamá, Cuba, México, España y Reino Unido, pero sin visa USA. Lo más importante que tengo, también debo decirlo, es una Fe irracional en que todos estos años dedicados a la Literatura, la Fotografía y al Cine, algún día habrán valido la pena. Si estoy loco o soy un genio, ya no me importa. 

¿Alguna interesada?

Por Ensuncho De La Bárcena
@ElCaribeReal

septiembre 26, 2017

Carta de agradecimiento a la Fundación Leo Matiz (y al gran pueblo de México)

Coyoacán, Ciudad de México, agosto 26 de 2017



Medellín, septiembre 22 de 2017



Excelentísima Maestra
ALEJANDRA MATIZ
Presidenta FUNDACIÓN LEO MATIZ



Cc: Compañeros de la Fundación



Por medio de la presente, le expreso mi agradecimiento infinito por la bella oportunidad que me ha brindado de acompañarles durante más de dos meses en sus actividades de conservación y promoción de la obra del gran Leo Matiz. Para este servidor ha sido un período de constante aprendizaje, alto compromiso y exquisita aventura estética. Sin duda alguna, las semanas compartidas en Coyoacán me resultan inolvidables. Con sus logros y desaciertos, sus encuentros y desencuentros, sus maravillas y conflictos. Al recordar ese tiempo entre ustedes, siempre lo haré con alegría y satisfacción.

Por otra parte, quiero manifestarles mi profunda solidaridad por la reciente tragedia ocasionada por el terremoto del martes 19 de septiembre. Créanme que aunque me siento agradecido con los Dioses por no haberla sufrido de manera directa, me sigue doliendo. Porque en ese período aprendí a querer y valorar al gran pueblo de México, al que me siento entrañablemente ligado. Desde la distancia he seguido los detalles de este drama nacional y quiero decirles que estoy con ustedes. Que su conmoción es mía, que su llanto es mío, que su incertidumbre es mía. Aparte, las muestras de solidaridad que han manifestado para ayudar a los más afectados me resultan inspiradoras. También quiero decirles que en mí siempre encontrarán a un amigo, a un colega, a un compañero. Y si en algún momento alguno de ustedes se sintió incómodo por algo que yo dije o hice, le pido perdón. No ha sido intencional. Jamás he querido hacerle daño a nadie. No está en mi naturaleza.

Finalmente les confieso que haber partido aquella mañana del fatídico 19, me unirá por siempre a México. Cuando ustedes me necesiten allí estaré, cuenten conmigo.



Saludos Cordiales,



ENSUNCHO DE LA BÁRCENA
Cineasta. Fotógrafo. Poeta.
Cel: +573104908603

agosto 26, 2017

Tenochtitlán

Álvaro Mutis, por Leo Matiz. Archivo de la Fundación Leo Matiz.



El viejo hace girar 
su Música de otro tiempo 
y los viajeros acuden a la cita. 

La gran Catedral los acoge 
con su péndulo de siglos 
y su retablo de Monarcas 
que siguen reinando 
entre el Oro y la madera. 

La Plaza ha sido bautizada 
con otros nombres. 
El Palacio ha sido tomado 
por otras gentes. 

Pero el brillo del Sol 
-del Imperio-
permanece intacto. 







A Don Álvaro Mutis, 
en el natalicio de Netzahualcóyotl

agosto 16, 2017

El Ojo Emperador

Retrato ecuestre. Fusagasugá, Colombia. 1952. Foto: Fundación Leo Matiz

Tu caballo es el tiempo
- y lo sabes -
la Luz es tu Camino.

Tus amigos sonríen desde Lo Eterno:
Velázquez, Rubens, Tiziano, Orozco,
Mutis, Netzahualcóyotl.

Los Reyes te prestan su copa.
Las Reinas te entregan su flor.

Tu cámara es el ojo que no se cierra.

Gracias, Papa Leo, 
por mostrarme las alas.



Ensuncho De La Bárcena y Álvarez Isaza,
Coyoacán, Ciudad de México, agosto 3 de 2017


julio 30, 2017

México consagra a Leo Matiz como fotógrafo muralista

Leo Matiz. Laguna de Tota. Colombia. ca., 1950. Cortesía: Fundación Leo Matiz


Con motivo del centenario del nacimiento de Leo Matiz, el país azteca rinde tributo al padre de la fotografía colombiana con dos grandes exposiciones bajo un mismo concepto: “Leo Matiz, el muralista de la lente”. La primera, del 15 de junio al 17 de septiembre, tiene como sede el Antiguo Colegio de San Ildefonso; lugar donde comenzó el Muralismo, gran escuela pictórica mexicana. La segunda, desde el próximo jueves 3 de agosto hasta el 15 de octubre, en el templo del arte mexicano: el Museo del Palacio de Bellas Artes.

La exposición en el Museo del Palacio de Bellas Artes consta de 40 piezas y pone en evidencia la relación artística de Leo Matiz con el muralista David Alfaro Siqueiros. Gracias a la fotografía, la obra gráfica, la pintura y algunos documentos hemerográficos, el visitante podrá ser testigo de la colaboración que terminó en una profunda diferencia. El debate se originó por la falta de créditos en una exposición de Siqueiros en la que había usado fotos de Matiz. La controversia fue publicada en la prensa y, producto de ella, Leo Matiz tuvo que salir de México en 1947. Setenta años después los artistas se vuelven a unir, gracias a esta exposición, en el recinto que los separó.

Leo Matiz nació a lomo de yegua en Aracataca mientras su madre iba a la partera en 1917. Comenzó a dibujar desde niño. En su juventud se desempeñó como caricaturista hasta que, a los 20 años, el codirector de El Tiempo, Enrique Santos Montejo, “Calibán”, le regaló su primera cámara fotográfica: una Roylander de fuelle. Así comenzó su vida de fotógrafo. Con ganas de mundo zarpó rumbo a México en 1940, pero el pasaje sólo le alcanzó hasta Panamá. Seis meses después de un viaje a pie por Centroamérica arribó a la Ciudad de México. Ese mismo año participó de una exposición colectiva de artistas colombianos en el Palacio de Bellas Artes que fue inaugurada por el poeta Pablo Neruda, en ese entonces Cónsul de Chile. En México trabajó como fotógrafo en las revistas más importantes, en publicaciones de circulación internacional y en el rodaje de algunas películas; allí tomó conciencia de la trascendencia de la fotografía.

Leo Matiz fue un artista que hizo de la fotografía una técnica para expresar sus más elevadas intenciones. Supo retratar  los personajes de su tiempo. Por su lente pasaron los muralistas: José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, la artista Frida Kahlo, el poeta Pablo Neruda, la actriz María Félix, el revolucionario Fidel Castro, el jazzista Louis Armstrong, el cineasta Luis Buñuel, la cantante Celia Cruz, el dibujante Walt Disney, el fotógrafo Gabriel Figueroa, el actor Mario Moreno ‘Cantinflas’, el compositor Agustín Lara y muchos otros. Además fue testigo de la liberación de París en 1944, del Bogotazo en 1948 y de la caída del dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez en 1958. Por ello es considerado uno de los fotógrafos más originales del siglo XX.

Leo Matiz es un caribe universal. Un maestro de la fotografía por su forma de abordar el efervescente ámbito artístico de su tiempo, los personajes de la etapa de oro del cine mexicano, el paisaje rural, la marginalidad urbana, el mundo indígena y las abstracciones de la arquitectura. Leo es autor de algunas de las imágenes icónicas de América, gracias a sus audaces composiciones en blanco y negro y a su original manejo de la luz que conecta con la historia de la pintura.


Mayor información en la web de la Fundación Leo Matiz: www.leomatiz.org, así como en “Fundación Leo Matiz” en Facebook. Contacto: Alejandra Matiz. Correo electrónico: alejandramatiz@gmail.com.

julio 15, 2017

Alejandra Matiz. El Poema.

Tengo el Honor de compartir este retrato de Alejandra Matiz. Ella es artista, restauradora y presidenta vitalicia de la Fundación Leo Matiz, que se encarga de preservar el legado de su Padre, el gran fotógrafo colombiano Leo Matiz. Diseño: Nidia García. Info: www.leomatiz.org

junio 21, 2017

THE QUEEN’S SPEECH


The State Opening of Parliament: 2017

My Lords and Members of the House of Commons.

My government’s priority is to secure the best possible deal as the country leaves the European Union. My ministers are committed to working with Parliament, the devolved administrations, business and others to build the widest possible consensus on the country’s future outside the European Union.

A bill will be introduced to repeal the European Communities Act and provide certainty for individuals and businesses. This will be complemented by legislation to ensure that the United Kingdom makes a success of Brexit, establishing new national policies on immigration, international sanctions, nuclear safeguards, agriculture, and fisheries.

My government will seek to maintain a deep and special partnership with European allies and to forge new trading relationships across the globe. New bills on trade and customs will help to implement an independent trade policy, and support will be given to help British businesses export to markets around the world.


My ministers will strengthen the economy so that it supports the creation of jobs and generates the tax revenues needed to invest in the National Health Service, schools, and other public services.

My government will continue to improve the public finances, while keeping taxes low. It will spread prosperity and opportunity across the country through a new modern, industrial strategy.

My government will work to attract investment in infrastructure to support economic growth. Legislation will be introduced to ensure the United Kingdom remains a world leader in new industries, including electric cars and commercial satellites. A new bill will also be brought forward to deliver the next phase of high-speed rail.


My government will continue to work to ensure that every child has the opportunity to attend a good school and that all schools are fairly funded. My ministers will work to ensure people have the skills they need for the high-skilled, high-wage jobs of the future, including through a major reform of technical education.

The National Living Wage will be increased so that people who are on the lowest pay benefit from the same improvements in earnings as higher paid workers. My ministers will seek to enhance rights and protections in the modern workplace.

My government will make further progress to tackle the gender pay gap and discrimination against people on the basis of their race, faith, gender, disability or sexual orientation.


Legislation will be brought forward to protect the victims of domestic violence and abuse.

My government will reform mental health legislation and ensure that mental health is prioritised in the National Health Service in England.

Proposals will be brought forward to ban unfair tenant fees, promote fairness and transparency in the housing market, and help ensure more homes are built.

My ministers will work to improve social care and will bring forward proposals for consultation.

My government will ensure fairer markets for consumers, this will include bringing forward measures to help tackle unfair practices in the energy market to help reduce energy bills.


A priority will be to build a more united country, strengthening the social, economic and cultural bonds between England, Northern Ireland, Scotland and Wales.

My government will work in cooperation with the devolved administrations, and it will work with all of the parties in Northern Ireland to support the return of devolved government.

A new law will ensure that the United Kingdom retains its world-class regime protecting personal data, and proposals for a new digital charter will be brought forward to ensure that the United Kingdom is the safest place to be online.

Legislation will also be introduced to modernise the courts system and to help reduce motor insurance premiums.

My government will initiate a full public inquiry into the tragic fire at Grenfell Tower to ascertain the causes, and ensure that the appropriate lessons are learnt.


To support victims, my government will take forward measures to introduce an independent public advocate, who will act for bereaved families after a public disaster and support them at public inquests.

My ministers will continue to invest in our gallant Armed Forces, meeting the NATO commitment to spend at least two per cent of national income on defence, and delivering on the Armed Forces Covenant across the United Kingdom.

My government will bring forward proposals to ensure that critical national infrastructure is protected to safeguard national security.

A commission for countering extremism will be established to support the government in stamping out extremist ideology in all its forms, both across society and on the internet, so it is denied a safe space to spread.In the light of the terrorist attacks in Manchester and London, my government’s counter-terrorism strategy will be reviewed to ensure that the police and security services have all the powers they need, and that the length of custodial sentences for terrorism-related offences are sufficient to keep the population safe.


My ministers will ensure that the United Kingdom’s leading role on the world stage is maintained and enhanced as it leaves the European Union.

As a permanent member of the United Nations Security Council, committed to spending zero point seven per cent of national income on international development, my government will continue to drive international efforts that increase global security and project British values around the world.

My government will work to find sustainable political solutions to conflicts across the Middle East. It will work to tackle the threat of terrorism at source by continuing the United Kingdom’s leading role in international military action to destroy Daesh in Iraq and Syria. It will also lead efforts to reform the international system to improve the United Kingdom’s ability to tackle mass migration, alleviate poverty, and end modern slavery.

My government will continue to support international action against climate change, including the implementation of the Paris Agreement.


Prince Philip and I look forward to welcoming Their Majesties King Felipe and Queen Letizia of Spain on a State Visit in July.

My government will host the Commonwealth Summit in April of next year to cement its relevance to this, and future generations.

Members of the House of Commons:

Estimates for the public services will be laid before you.


My Lords and Members of the House of Commons:

Other measures will be laid before you.

I pray that the blessing of Almighty God may rest upon your counsels.

HM The Queen, Elizabeth II
London, June 21st, 2017


junio 14, 2017

Borges y Él



Murió Borges y para su asombro, Dios si existía.

En la inconmensurable formación de justos que aguardaban el saludo del Señor, el escritor esperaba.

Cuando llegó su momento, Aquel por el cual se glorían los Cielos y la Tierra, le preguntó:

-         ¿Y tú, qué has hecho?

Sacudido por un esplendoroso pavor, Borges mintió:

-         Escribir para justificarte, Señor.

No hubo castigo. Súbitamente los envolvió el viento de la Eternidad. El Señor alzó su poderosa mano y dijo:

-         ¡Qué cese la ficción!

Entonces Borges supo que él era Dios, y que entre todos los oficios de la Tierra, la Literatura era el preferido por la Divinidad, que se suplantaba en ciertos espíritus para su especial regocijo.

Dios a veces era Cervantes, Shakesperare.

A veces era Borges.


Fotos: Internet
Cuento: Francisco Pinaud (1949-2017)

junio 04, 2017

Kenya, febrero de 1952



Es Reina y aún no lo sabe.
El antiguo Imperio ha esperado
una Eternidad por este momento
y Ella no lo sabe.

Llegó hace poco a Nairobi.
Fue recibida por los Reyes Ancestrales
y sus súbditos de oro y cobre.
A su lado, el Duque
fiel pero algo ingenuo
ante el Destino de Su Alteza Real.

Está llamada a ser la Reina
más Longeva del Mundo
pero aún no lo sabe.
Disfruta los últimos días
de su vida sencilla
pero algo en Ella se prepara para Lo Eterno.

Llegó siendo Princesa a Kenya.
Esta tierra. Este continente.
La hicieron Monarca.

Cuando ese avión aterrice
nada será igual.

mayo 22, 2017

Poeta



Es mediodía. El farol está apagado.
Tu pie izquierdo lleva la delantera.
Tu índice derecho señala el Cielo.
Sonríes.

Al fondo, un agujero oscuro huye de ti.
Vienes de camisa negra, mangas recogidas,
bermuda roja, bolso amarillo y sandalias.
Paseas tu ebria genialidad
por la Calle de La Mantilla.
Sabes bien que en esta ciudad
sólo hay un parque de Apolo
y los demás son de Dioniso.

En tu izquierda un cigarrillo
se apaga sin saberlo.
Las trinitarias te saludan. 
El Duque hace click.

Veinte años después
tus versos siguen 
conquistando transeúntes.

Cartagena entera te celebra.







Foto: Juan Diego Duque
Poema: De La Bárcena

mayo 09, 2017

Proclamación del Día de La Madre


Apelación a la feminidad en todo el mundo

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, ya sea su bautismo de agua o de lágrimas! Digan con firmeza: No permitiremos que grandes asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras apestando a matanzas, en busca de caricias y aplausos.

No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país como para permitir que nuestros hijos se entrenen para herir a los suyos.


Desde el seno de la tierra devastada, una voz se alza con la nuestra. Dice '¡Desarma! ¡Desarma!'. La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión.

Así como los hombres a menudo han dejado arado y yunque por el llamamiento a la guerra, que las mujeres ya dejen todo lo que queda de su hogar para un día grande y serio de consejo. Que se reúnan primeramente, como mujeres, para conmemorar y llorar por los muertos. Que se aconsejen solemnemente de la manera en la que la gran familia humana pueda vivir en paz, cada uno llevando en su tiempo la impresión sagrada, no de César, sino de Dios.

En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un Congreso General de Mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales y la gran causa universal de la paz.






Texto: Julia Ward (1819 – 1910) escritora estadounidense.
Fotos: De La Bárcena

abril 23, 2017

Heráldica Sanjorgense

El Río San Jorge, a su paso por San Marcos del Carate.

I

El 23 de abril de 1534 el teniente español Don Alonso de Heredia descubrió El Río. El viaje del hermano de Don Pedro había comenzado diez meses antes, en día posterior a la Fundación de Cartagena de Indias. Era un río al que precedía su Leyenda. Había servido de asentamiento a una Gran Civilización y de eje al Sistema Hidráulico más extenso de la Antigüedad. Pero Don Alonso no lo sabía, tampoco sus contemporáneos ni descendientes. Consultado el santoral de aquel día, decidió bautizarlo en Honor de un Caballero medieval, no menos legendario: San Jorge.

II

Según la enciclopedia libre Wikipedia, San Jorge fue un soldado romano nacido en Capadocia (Turquía), mártir y luego santo cristiano. Se le atribuye haber vivido entre 275 o 280 y el 23 de abril de 303. Su popularidad en la Edad Media le ha llevado a ser uno de los santos más venerados en las diferentes creencias cristianas e incluso en religiones afroamericanas y entre los musulmanes, especialmente de Palestina donde le llaman Mar Giries o Al-Khader. Su Leyenda nos dice que tras morir su Padre, Jorge se trasladó con su madre Policromía hasta la ciudad natal de ésta, Lydda (Lod, Israel). Allí, Policromía pudo educar a su hijo en la Fe cristiana y poco después de cumplir la mayoría de edad se enroló en el ejército. Debido a su carisma, Jorge no tardó en ascender y, antes de cumplir los 30 años fue tribuno y comes, siendo destinado a Nicomedia como guardia personal del emperador Diocleciano (284-305). En 303, el emperador emitió un edicto autorizando la persecución de los cristianos por todo el Imperio. Jorge, que recibió órdenes de participar, confesó que él también era cristiano y Diocleciano ordenó que le torturaran para que apostatase, aunque sin éxito. Por ello se ordenó su ejecución y fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia el 23 de abril de 303. Una vez muerto, el cuerpo de Jorge fue enviado a Lydda para que fuera enterrado. Su veneración como mártir comenzó relativamente pronto. Se tienen noticias a través de relatos de peregrinos de una Iglesia construida en Diospolis (la antigua Lydda) en su Honor durante el reinado de Constantino I (306-337), que se convirtió en el centro del culto oriental a Jorge.

San Jorge y el dragón. Uccello, 1456-1460. Museo Jacquemart-André.

III

El Río San Jorge nace en el Nudo de Paramillo, norte de Colombia. Su Valle está ubicado entre las serranías de San Jerónimo y Ayapel; su desembocadura, en el Río Cauca. A su paso recorre trece poblaciones, unidas por la misma Cultura: Ituango, Buenavista, San José de Uré, Montelíbano, Puerto Libertador, Pueblo Nuevo, Planeta Rica, La Apartada, Ayapel, San Marcos, Caimito, La Unión y San Benito Abad. La cuenca hidrográfica del San Jorge comprende 96.500 km². Sus tributarios son los ríos San Pedro, Sucio y Uré. Registra un caudal mínimo de 24 m³/s en temporada seca y uno máximo de 697 m³/s en temporada de lluvias. El San Jorge es uno de los ríos con más riqueza piscícola, pero su alta contaminación y deterioro se deben a la pesca con explosivos y a la obtención de oro de aluvión de sus aguas por el método de la flotación en mercurio. San Jorge amenazado por Mercurio.

IV

Trescientos diez años después de Heredia, en 1844, el geólogo y escritor francés Luis Striffler descubrió el San Jorge para la Literatura. Había llegado a Colombia en 1841, donde permaneció más cincuenta años, la mayoría de ellos en San Marcos del Carate, conocida como La Perla del San Jorge. “Provisto de una sólida formación científica en diferentes áreas del saber y con la curiosidad propia de un europeo hijo de la Ilustración, dio cuenta en sus libros titulados El Alto Sinú, El río Cesar y El Río San Jorge de la geografía, geología, flora, fauna e hidrología de una porción bastante considerable de nuestra región caribe”, dice el historiador Gustavo Bell. “La población de San Marcos pudo citarse, en el largo curso de muchos años, como el pueblo más feliz del mundo; los dueños de la hacienda y del terreno ya no se dejaban ver, los esclavos gozaban de toda libertad; los víveres se conseguían con mayor facilidad y nadie pensaba en vestirse; bailaban todas las noches desnudos, lo que hacía sus movimientos más expresivos; los bailes se hacían a la claridad de la luna, lo que era una economía, y una garantía para el pudor”, dice Striffler en su capítulo dedicado a la Topografía de San Marcos, en “El Río San Jorge”. Esta obra de Don Luis es la piedra angular de la Cultura Sanjorgense pues sirvió de inspiración para la integración de nuestros pueblos con sus sucesivas ediciones. Incluso hubo en la década del 40 una revista llamada “El Río San Jorge”, que fue útil como órgano de expresión estética y difusión del pensamiento Sanjorgense.

San Jorge matando al dragón. Durero, 1505. Biblioteca Nacional de España.

V

Cinco siglos después de Jorge de Capadocia, en el siglo IX, renació su Leyenda. Esta vez a lomo de caballo, como vencedor de un dragón. Es la historia que da origen a todos los cuentos de hadas sobre princesas y dragones en Occidente. “La historia de San Jorge y el Dragón fue popularizada por el escritor Jacopo della Voragine en su Leyenda Dorada”, nos dice la página web del Museo del Prado. “Aquí se cuenta como San Jorge llegó a Silca, ciudad de Libia, donde había un gran lago habitado por un dragón. El pueblo, para aplacar la ira del monstruo, lanzaba dos ovejas diarias como alimento. Al acabarse las ovejas, comenzaron a sacrificar a los habitantes del pueblo, elegidos por sorteo. Así, le llegó el turno a la hija del Rey quien, en su camino, se encontró con San Jorge que la salvó: “enristró su lanza y, haciéndola vibrar en el aire y espoleando a su cabalgadura, dirigióse hacia la bestia... cuando la tuvo al alcance hundió en su cuerpo el arma y la hirió”. Finalmente el pueblo se convirtió al cristianismo por la hazaña conseguida”.

VI

Ciento veinte años después de Striffler y cuatrocientos treinta después de Heredia, a principios de 1964, el geógrafo estadounidense James Parsons realizó otro descubrimiento prodigioso del San Jorge. Gracias a una foto aérea del informe para el Desarrollo del Valle del Magdalena, el profesor Parsons aterrizó en San Marcos para investigar a fondo la extraña red de canales que veía desde el aire. “La falta de menciones anteriores es asombrosa, dada la gran extensión de estos rasgos… La única indicación previa era una breve comunicación oral hecha en 1953 por los antropólogos Gerardo y Alicia Reichel-Dolmatoff: se dicen existir grandes extensiones de montes inundadizos atravesadas por diques, canales y surcos paralelos”, según escribe el geógrafo William Denevan en el ensayo “Una perspectiva histórica sobre el descubrimiento de Camellones prehispánicos en Suramérica”.  Junto a su colega Bowen, James Parsons publicó el informe en 1966, y recibieron la atención del New York Times y la revista Time. Habían sido hallados los vestigios de lo que se conocería después como el Sistema Hidráulico Zenú, el más extenso del Mundo Antiguo, que alcanzó a tener 750 mil hectáreas entre el Río San Jorge y su hermano gemelo, el Río Sinú. En 1986, las arqueólogas Clemencia Plazas y Ana María Falchetti, defendiendo esa tesis demostraron que los camellones y canales construidos en las riberas del San Jorge fueron obra del pueblo Zenú; y que el Valle del San Jorge “estuvo habitado por una sociedad altamente tecnificada como se puede observar de la cerámica y orfebrería hallada en las riberas”. Estamos ante la principal obra de la Gran Civilización Zenú, que tuvo la enorme virtud de jamás haber conocido la guerra.

Carlos V en la Batalla de Mühlberg. Tiziano, 1548. Museo del Prado.

VII

El 24 de abril de 1547, trece años y un día después del descubrimiento del Río San Jorge, las tropas de Carlos I de España (1516-1556) y V del Sacro Imperio Romano Germánico (1520-1558), derrotaron a la Liga de Smalkalda en Mühlberg (Alemania). Al año siguiente el gran pintor italiano Tiziano conmemoró esta victoria con un extraordinario retrato ecuestre del Emperador: “Carlos V en la Batalla de Mühlberg”, Óleo sobre lienzo (335 x 283 cm). Carlos V va pertrechado al modo de la caballería ligera, con media pica y pistola de rueda. Lleva una armadura realizada hacia 1545, en cuyo peto aparece una imagen de la Virgen con el Niño. El historiador del Arte Erwin Panofsky señaló la convergencia en esta imagen de dos nociones no excluyentes entre sí, al mostrar a Carlos como heredero de la tradición romana y encarnación del Caballero Cristiano tal como lo caracterizó Erasmo de Rotterdam en su Manual (1503). Significado acorde a ambas interpretaciones tendría la lanza, alusión a la de Longinos y arma de San Jorge, Caballero Cristiano por Excelencia, pero símbolo también del poder supremo de los césares. La coyuntura en la que se pintó el cuadro permite, sin embargo, minimizar sus connotaciones religiosas en beneficio de las políticas. La propaganda imperial presentó la campaña contra la Liga de Smalkalda como un conflicto político y no religioso destinado a castigar a quienes se habían sublevado contra su legítimo señor; de hecho, destacados nobles luteranos, como Mauricio de Sajonia, apoyaron a Carlos V, en cuyo ejército eran mayoría los protestantes. Además, mientras Tiziano pintaba el retrato en Augsburgo, Carlos auspiciaba en la ciudad la celebración del Interim, concluido el 12 de marzo de 1548, en un último intento por aproximar a católicos y protestantes. En esa tesitura la Corte no deseaba proyectar una imagen de Carlos como campeón del catolicismo o arrogante vencedor de sus propios súbditos, sino la de un Emperador capaz de gobernar un heterogéneo conjunto de estados y religiones. De ahí la ausencia de referencias a la batalla y el rechazo a las propuestas de Pietro Aretino, quien sugirió al pintor mostrar al vencido bajo las pezuñas del Caballo del Emperador.

VIII

En 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I, quien lo incluyó junto con “aquellos cuyos nombres son justamente reverenciados, pero cuyos actos sólo son conocidos por Dios”. Hacia los años 518–530, el archidiácono y bibliotecario Teodosio relata que Diospolis era el centro del culto de San Jorge. Un peregrino anónimo de Piacenza menciona lo mismo hacia el 570. La iglesia fue destruida en 1010 y más tarde reconstruida por los cruzados. En 1191 y durante la Tercera Cruzada, la Iglesia fue destruida de nuevo por las fuerzas de Saladino. Una nueva Iglesia fue erigida en 1872, en tiempos de Striffler, y aún se mantiene en pie.

Lucha de San Jorge y el dragón. Rubens, 1606-1608. Museo del Prado.

IX

Casi nueve siglos después de su canonización, en 1348, el Rey Eduardo III de Inglaterra (Rey de 1327 a 1377), conocido por promover el Código de la Caballería, fundó La Nobilísima Orden de la Jarretera y nombró a San Jorge como su patrono. Eduardo III habría intentado, con la formación de La Orden, una vuelta a la Mesa Redonda de los Caballeros del Rey Arturo. Es sabido que el monarca disfrutaba junto a su Corte de festejos que evocaban los tiempos del mítico Rey, con torneos de justa incluidos y Mesa Redonda a la cual los Caballeros de la Corte se sentaban. Los antiguos archivos de La Orden fueron destruidos por el fuego, pero se cree que en 1344 o en 1348, Eduardo III proclamó a San Jorge como Patrono de Inglaterra. A pesar de que su culto fue reprimido en la época de la Reforma por la Iglesia de Inglaterra, la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor (completada entre 1483 y 1528) se mantuvo como sede de La Orden. Orden a la que ingresó Felipe II de España en 1554, como legítimo esposo de la reina María I de Inglaterra.

X

Sobre “Lucha de San Jorge y el dragón”, (309 x 257 cm) óleo sobre lienzo ejecutado por el gran pintor flamenco entre 1606 y 1608, el Museo del Prado nos dice: “Rubens representa el momento en el que San Jorge amenaza con su espada al dragón, que aparece con la forma de un monstruo con los ojos desencajados, sujetando la lanza con la que el santo le ha atravesado la boca. Al fondo vemos a La Princesa, ricamente vestida como la describe J. della Voragine, que sujeta la oveja con la que iba a ser sacrificada. El origen de la misma se desconoce. Fechada en sus años italianos, muestra el estudio de la estatuaria clásica y de las figuras miguelangelescas, con personajes rotundos, majestuosos y fuertes. San Jorge muestra estas características, representado casi como un general romano al mando de sus ejércitos. Es un ejemplo de la conexión entre Rubens y la antigüedad clásica, que veía como reflejo de los valores que debía tener la sociedad, así como la imagen hermosa de algo Mejor. El concepto de la exaltación de la vida, que viene desde la antigüedad, se engrandece en esta imagen en la que ha usado una tipología proveniente del mundo clásico para representar un episodio religioso. Rubens siempre buscó la unión entre los dos mundos con un enriquecimiento recíproco”.

San Jorge y el Dragón. Anónimo. 
Iglesia de la Santísima Trinidad, San Marcos del Carate.

XI

En tiempos de Carlos V y de su teniente Alonso de Heredia, el Valle del San Jorge perteneció a la Provincia de Cartagena (Gobierno de Cartagena durante la época imperial española) entidad administrativa y territorial de la Nueva Granada creada en 1533 en el Virreinato del Perú a partir de la porción central de la Provincia de Tierra Firme. Casi dos siglos después, en 1717 una Real Cédula expedida por el rey Felipe V de España creó el Virreinato de Nueva Granada, por medio de la cual la Provincia fue agregada a este último. Durante la época de emancipación de las colonias americanas (1810-1816), Cartagena se declaró Estado Libre y luego se incorporó a las Provincias Unidas de la Nueva Granada; en la época de la Gran Colombia hizo parte del Departamento del Magdalena, el cual cubría territorialmente todo lo que hoy es la costa Caribe de Colombia. Posteriormente a la disolución de este país (1830) perteneció a la República de la Nueva Granada, de carácter centralista, hasta que finalmente se implantó el sistema federal en la Nueva Granada en 1858 y la provincia pasó a ser entonces el Estado Soberano de Bolívar. Este estado subsistió hasta el 7 de septiembre de 1886, tiempos de Striffler, cuando entra en rigor la entonces nueva Constitución Política colombiana y pasa a llamarse Departamento de Bolívar, separando la cabecera del Valle del San Jorge que queda perteneciendo al Departamento de Antioquia. En 1952 el Valle del San Jorge pasa a ser parte del Departamento de Córdoba. Quince años después, en 1967, el Valle del San Jorge sufre su más terrible separación. Con la creación del Departamento de Sucre El San Jorge fue separado, desmembrado, perdiendo su unicidad y autenticidad. ¿Habrá perdido San Jorge la batalla contra el dragón de la politiquería?

XII

San Jorge ha sido santo patrón y protector de diversos países, regiones y ciudades: La Corona de Aragón, Inglaterra, Portugal, Georgia, Lituania, Londres, Génova, Calabria, Barcelona, Friburgo de Brisgovia, Moscú y Cáceres, entre otras. Es uno de los Santos Caballeros, protector durante la Edad Media de este Estamento. En Rusia se empleó como principal emblema de sus ejércitos. En Inglaterra y Provenza se usaba su nombre como grito de guerra. Varias órdenes militares portan su nombre o sus símbolos: La Orden de la Jarretera, La Orden Teutónica, La Orden de Calatrava, La Sacra Orden Constantiniana, La Orden de San Jorge de Alfama, entre otras. Es patrono de diversas otras profesiones y actividades: agricultores, soldados, arqueros, prisioneros, herreros, gentes del circo, escultistas, montañeros, entre otros. También es protector de los animales domésticos. Su nombre es invocado contra las serpientes venenosas, las enfermedades de la piel, el herpes, la peste, la lepra y la sífilis, y en los países eslavos contra el mal de ojo.

El autor. Capilla de San Jorge, Castillo de Windsor. Reino Unido.

XIII

El domingo 4 de septiembre de 2016, a mil quinientos cuarenta años de la caída del Imperio Romano de Occidente, después de haber rendido tributo, en la Biblioteca Real, al poeta William Shakespeare (fallecido el día de San Jorge de 1616) y tras haber descubierto -en la antesala del Gran Salón de San Jorge- el busto del Gran Duque de Alba (Don Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, hombre de mayor confianza y obediencia del rey Carlos I y de su hijo sucesor, Felipe II), quien estas líneas escribe tuvo el Honor de asistir a la Sagrada Liturgia en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en el Reino Unido. Varias épocas, varias tradiciones, varias genealogías, se juntaron aquel inolvidable atardecer para cantar al unísono: ¡¡¡Viva San Jorge!!!.



Por Ensuncho De La Bárcena y Álvarez Isaza
Fotógrafo. Periodista. Escritor. @ElCaribeReal
San Marcos del Carate, abril de 2017.