febrero 11, 2013

La renuncia del Santo Padre



Esa mañana, luego del Ángelus, Su Santidad se sintió algo mareado. Era lunes de carnaval.

Al momento de tomar el almuerzo, tuvo otra Revelación. La aridez del despiadado mundo consumista había ocupado sus más recientes preocupaciones. Citó a los Cardenales y, en tono solemne, dijo algo que necesitó casi 600 años papales y más de 85 terrenales para ser pronunciado: “Estoy mamado”.

A partir de entonces, llueven las renuncias.







Dedicado a Fabián y Giuliana, en el Bellavista

No hay comentarios.: