febrero 04, 2013

“La felicidad es una noche en Cartagena”: Paul Dolan



En una divertida conferencia en la que usó diapositivas poco convencionales, el autor de “Una mente para la felicidad”, confesó haberla descubierto en Cartagena. “Anoche supe qué es la felicidad. La tristeza es tener que dar una conferencia a la mañana siguiente”, dijo el profesor de Ciencias del Comportamiento de la prestigiosa London School of Economics.

En un lenguaje desenfadado y durante una hora, el profesor Dolan abordó la problemática de la felicidad. “Colombia es el país más feliz del mundo. Estados Unidos es el número 31. Hay que aclarar que las encuestas que miden esto son hechas con preguntas muy generales, tipo, ‘¿Qué tan satisfecho se siente usted con su propia vida?’”.

Hay muchos indicadores que no son tenidos en cuenta. Según Dolan el asunto depende de lo que hacemos, pero también de con quién lo hacemos y por cuánto tiempo. “Según nuestras investigaciones, las vidas más felices son aquellas que guardan un equilibrio entre el placer y un propósito”.

Haciendo gala de un corrosivo humor, se refirió también a la pareja. “Está demostrado que la felicidad conyugal dura aproximadamente 3 años. Luego viene el divorcio. Si uno tiene suerte, vuelve a ser soltero nuevamente. Eso contribuye a aumentar la felicidad. Mi consejo es que sigan posponiendo el matrimonio”, dijo Dolan entre risas.

La mayoría de los libros de autoayuda proponen que para ser feliz hay que cambiar. Dolan, a cambio, propone cambiar el entorno. “Si uno no se siente feliz con algo, es mejor dejarlo”, afirmó. Pero no se quedó en la esfera de lo íntimo. “Los que hacen las políticas públicas deberían tomarse más en serio la medición de la felicidad. En el Reino Unido lo estamos intentando”. La tristeza es una enfermedad contagiosa y los gobiernos deberían disminuir su impacto. Claro que “tratar constantemente de ser feliz es algo que nos puede hacer muy infelices”, según Dolan.

En otro aspecto importante de su conferencia, el profesor británico manifestó que la gente con Fe es normalmente más feliz porque “la religión nos da la sensación de cumplir con un propósito”.

Foto: El Tiempo

No hay comentarios.: