enero 06, 2013

Enero 4. San Marcos. Tarde de hospital


La situación de los servicios públicos y de salud de San Marcos es lamentable. En cuanto a los primeros, carecemos de un alcantarillado digno, el servicio de agua es deficiente, estamos sometidos a cortes de energía intempestivos y carentes de explicación, el servicio de aseo es inestable y, por si fuera poco, la situación del Hospital Regional de Nivel II es absolutamente vergonzosa.

No hay un médico internista durante 15 días de los 30 que tiene el mes. El que había, renunció porque le rebajaron el sueldo. No hay radiólogo, no hay ortopedista, ni siquiera funciona bien el servicio de rayos X. Y lo peor de todo es que lo que sucede es de entero conocimiento de la Superintendencia Nacional de Salud que, supuestamente, es la que tiene intervenido al Hospital.

Esta situación, para la la que la palabra "infame" es generosa, fue la que nos hizo trasladar a la ciudad de Montería la noche del viernes en busca de una atención oportuna para mi hermana Erica (en la foto), quien adolece de una bronquitis. Por fortuna llegamos a tiempo y está siendo tratada en una clínica de la capital de Córdoba. 

Repito: la situación de los servicios públicos y de salud de San Marcos es lamentable. La clase politiquera ha logrado convertir al pueblo más feliz del mundo en un infecto lodasal.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Realmente lamentable. Seguramente la excusa será...no hay presupuesto.