diciembre 24, 2012

Plegaria para un niño dormido



Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar. 

Plegaria para el sueño del niño
donde el mundo es un chocolatín. 
¿Adónde van
mil niños dormidos que no están
entre bicicletas de cristal? 

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará. 

Que nadie, nadie, despierte al niño
déjenlo que siga soñando felicidad
destruyendo trapos de lustrar
alejándose de todo el mal. 

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará. 

Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar.

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará.

Por Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 23 de enero de 1950 - 8 de febrero de 2012)


diciembre 23, 2012

Mi patria no es la lengua portuguesa




Minha pátria não é a língua portuguesa.
Nenhuma língua é a pátria.
Minha pátria é a terra mole e peganhenta onde nasci
e o vento que sopra em Maceió.
São os caranguejos que correm na lama dos mangues
e o oceano cujas ondas continuam molhando os meus pés quando
sonho.
Minha pátria são os morcegos suspensos no forro das igrejas
carcomidas, os loucos que dançam ao entardecer no hospício junto ao mar,
e o céu encurvado pelas constelações.
Minha pátria são os apitos dos navios
e o farol no alto da colina.
Minha pátria é a mão do mendigo na manhã radiosa.
São os estaleiros apodrecidos
e os cemitérios marinhos onde os meus ancestrais tuberculosos
e impaludados não param de tossir e tremer nas noites frias
e o cheiro de açúcar nos armazéns portuários
e as tainhas que se debatem nas redes dos pescadores
e as résteas de cebola enrodilhadas na treva
e a chuva que cai sobre os currais de peixe.
A língua de que me utilizo não é e nunca foi a minha pátria.
Nenhuma língua enganosa é a pátria.
Ela serve apenas para que eu celebre a minha grande e pobre pátria
muda,
minha pátria disentérica e desdentada, sem gramática e sem dicionário,
minha pátria sem língua e sem palavras.



Mi patria no es la lengua portuguesa.
Ninguna lengua es la patria.
Mi patria es la tierra blanda y pegajosa donde nací 
y el viento que sopla en Maceió. 
Son los cangrejos que corren por el lodo de los manglares 
y el océano cuyas aguas siguen mojando mis pies cuando 
sueño. 
Mi patria son los murciélagos colgados del techo de las iglesias 
carcomidas, los locos que bailan al atardecer en el hospicio junto al mar, 
y el cielo curvado por las constelaciones. 
Mi patria son las sirenas de los barcos 
y el faro en lo alto de la colina. 
Mi patria es la mano del mendigo en la mañana radiante.
Son los astilleros podridos 
y los cementerios  marinos  donde mis ancestros tuberculosos
y palúdicos no paran de toser y de temblar en las noches frías 
y el olor del azúcar en los almacenes portuarios 
y las lisas que se debaten en las redes de los pescadores 
y las ristras de cebolla enroscadas en la tiniebla 
y la lluvia que cae sobre los corrales de peces. 
La lengua que utilizo no es ni nunca fue mi patria. 
Ninguna lengua engañosa es la patria.
Ella sólo sirve para que yo celebre mi grande y pobre patria 
muda, 
mi patria disentérica y desdentada, sin gramática y sin diccionario, 
mi patria sin lengua y sin palabras.


Por Ledo Ivo (Maceió, 18 de febrero de 1924- Sevilla, 23 de diciembre de 2012)
Traducción: Juan Carlos Ensuncho Bárcena

diciembre 13, 2012

Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La inquisición de los inquisidores



 Luego de ser una de las exposiciones más visitadas de Bogotá en el 2011 llega a Cartagena de Indias la controversial muestra fotográfica “Mitad Ángeles, Mitad Demonios” del gran fotógrafo colombiano Mauricio Vélez. Estará en el Palacio de la Inquisición a partir de hoy, 13 de diciembre de 2012, hasta el 30 de enero de 2013.

La inquietante muestra es un recorrido fotográfico de las ideas del bien y del mal, llegando a ser controversial cuando evoca a miembros de la Iglesia en actitudes non sanctas, razón por la cual llega a Cartagena de Indias bajo el título: “Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La Inquisición de los Inquisidores”.


“Traer a Cartagena ‘Mitad Ángeles, Mitad Demonios’, precisamente a un edificio tan emblemático del bien y el mal como lo es El Palacio de la Inquisición, implica un ejercicio de relectura del trabajo de Mauricio Vélez y por supuesto una fabulosa posibilidad de navegar el eterno dilema humano” asegura María del Pilar Rodríguez, curadora de la muestra.

Mauricio Vélez es un fotógrafo colombiano ampliamente reconocido por sus labores en una extensa variedad de publicaciones, generando siempre un altísimo impacto por las calidades estéticas de su trabajo; calidad que mantiene esta muestra, pero que nos permite abordarlo desde otra perspectiva, una visión más onírica. A diferencia de sus trabajos comerciales, ésta exposición  nos presenta el resultado de los muchos años que lleva Vélez de estar observando, estudiando y leyendo personas y personajes a través del lente. Ejercicio a través del cual ha logrado hacerse a una mirada muy personal de lo que son las concepciones del bien y el mal para cada ser humano.


Desde los inicios de la humanidad, hasta la aparición de la religión y aún hasta nuestros días, cada ser humano se ha enfrentado a esos dos caminos entre lo bueno y lo malo, lo positivo y lo negativo, la bondad y el pecado; opciones a las que ésta muestra alude para comunicarnos propuestas estéticas propias de un creador que hace camino desde la esfera de lo publicitario y periodístico a lo estético y artístico.

Propuesta que ha desarrollado haciendo uso de sus inquietudes personales, conocimientos técnicos, apropiaciones estéticas y en colaboración con importantes artistas como: David Manzur, Carlos Jacaminojoy,  Darío Ortiz, Luis Vargas, Venus White, Walbert Pérez y Eivar Moya, Jorge Mantilla Caballero, Marco Mejia, Leovardo Perez, Carlos Mazo, Alex Rodriguez y Joel Grossman.


Con este proyecto busco generarle un espacio a la fotografía en Colombia como ha sucedido en otros países. La muestra es el reflejo de la pérdida del miedo y de la confrontación de nuestro propio ser, las imágenes están basadas en el cuerpo, la sensualidad y el arte como forma de expresión. Son arriesgadas pero con un sentido estético cuidadosamente concebido y ejecutado, con un trasfondo social que cautiva o perturba. Me gustaría que a través de mi obra las personas exploraran temas como los símbolos, en el caso de la religión, estos son símbolos  no pertenecen a la fe si no a la cultura; lo que abre la posibilidad a reinterpretaciones para sensibilizar y confrontar, siendo un importante paso hacia la modernidad, también hablo de la libertad de expresión por encima de los intereses religiosos”, afirma Mauricio Vélez.

“Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La Inquisición de los Inquisidores” será una de las exposiciones más visitadas en Cartagena de Indias éste fin de año, no solamente por su condición estética, sino porque sin duda alguna verla en el Museo Histórico de Cartagena, Palacio de la Inquisición es un hecho contundente, trascendental, único.


Mauricio Vélez es un hombre que cuestiona. Y, para hacerlo, ríe. Ese es el sustrato de su propuesta estética. No posee ningún dogma, ninguna verdad mayúscula, ninguna doctrina. El suyo es un espíritu libertario como el de todo gran artista, aunque a él no le guste la palabra. Al ver su exposición más reciente uno no puede evitar recordar “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco. Especialmente al monje que descubre, en la penumbra, el tratado de Aristóteles sobre la risa. Prohibido durante siglos por la Iglesia, el tratado se convierte en un instrumento liberador, como la misma risa. “La risa es del demonio”, es advertido el monje. Esa es la mirada del oscurantismo medieval, cargado de solemnidades y de ritos sagrados untados de sangre. Esa es la doctrina que Vélez se atreve a cuestionar con su serie de fotografías lucidamente logradas. Enhorabuena.

MAYOR INFORMACION:



CONTACTO:
MARÍA DEL PILAR RODRÍGUEZ. Móviles: (57) 3103613961 3008348027

diciembre 10, 2012

Cancelado el Festival Internacional de Cine Independiente de Mompox (FICIM)



Por absoluta falta de apoyo ha sido cancelada la versión 2012 del importante evento internacional que comenzaba el próximo miércoles 12.

“La gestión económica del festival fue un fracaso. Al contrario de la convocatoria, en la que logramos recibir alrededor de 70 películas (entre largometrajes y cortometrajes). El sector cinematográfico nos cumplió pero la Alcaldía Municipal de Mompox, la Gobernación de Bolívar y la sociedad civil, nos dieron la espalda”, dijo su director Juan Carlos Ensuncho Bárcena.

“La frustración es muy grande. Hicimos una exitosa convocatoria, un bello afiche, un video promocional de calidad, un cuidadoso proceso de selección, una importante presencia mediática y una maravillosa participación en el reciente Mercado Cultural del Caribe, pero nuestra propuesta no tuvo eco en la miope dirigencia municipal y departamental”, dice el comunicado que hicieron llegar a los medios de comunicación este lunes 10 de diciembre.

“Lamentablemente el alcalde de Mompox, José Orlando Rojas, y el Gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, siguen más interesados en apoyar, por un lado, eventos excluyentes; y por el otro, de baja calidad”, aseguro Ensuncho Bárcena. 

La convocatoria del FICIM fue lanzada por internet y redes sociales el 12 de septiembre y estuvo abierta hasta el 12 de noviembre pasado. “Recibimos películas de más de 10 países de toda América y España, con las que armamos una excelente programación de cuatro noches que quedará pendiente hasta nueva orden. Estamos muy agradecidos con las productoras y cineastas que enviaron sus obras y les pedimos disculpas por no realizar el Festival; esperamos que los momposinos y amantes del Cine Independiente que planearon acompañarnos en Mompox entiendan que nos resultó imposible realizarlo”, puntualizó el autor de “El poeta en el hotel” y “La voz desconocida”.

El presupuesto total del FICIM 2012 era de 50 millones, “una cifra bastante irrisoria teniendo en cuenta que el Festival dura cuatro noches y que planeábamos traer tres jurados internacionales y 6 nacionales, entre los cuales estaba el Mejor Director del Festival de Cannes 2012, Carlos Reygadas, y el gran director argentino Carlos Sorín. Recordemos que el excluyente Festival de Jazz que se hizo en octubre en Mompox solo duró dos noches y costó 2.500 millones de pesos”, dijo Ensuncho Bárcena.

En cuanto a la participación como programador en el V Mercado Cultural del Caribe que finalizó el pasado domingo, Ensuncho aseguro que fue exitosa. “Es un evento increíblemente bello y útil. Gracias al MCC pudimos enterarnos de la extraordinaria variedad musical de nuestro país. Tuvimos contacto con casi 40 grupos de todo Colombia y soñamos con la idea de hacer una programación musical cada noche del FICIM 2013 o cuando podamos volverlo a hacer”, anunció.


“A los amigos de otros países es bueno enterarlos, a propósito, que Colombia invierte anualmente 15 mil millones de dólares en la guerra y solo 100 millones de dólares en la Cultura, que es herramienta de Paz”, puntualizó Ensuncho Barcena.

diciembre 04, 2012

Receta de Mujer


Las muy feas que me perdonen
Pero la belleza es fundamental. Es preciso
Que haya algo de flor en todo eso
Algo de danza
algo de Alta Costura
En todo eso (O entonces
Que la mujer se socialice
elegantemente en azul,
como en la República Popular China).

No hay término medio posible. Es preciso
Que todo eso sea bello. Es preciso
que de súbito se tenga la
impresión de ver una
garza apenas posada y que un rostro
adquiera de vez en cuando ese color sólo
encontrable en el tercer minuto de la aurora.

Es preciso que todo eso sea sin ser, pero
que se refleje y florezca
En el mirar de los hombres. Es preciso,
es absolutamente preciso
Que todo eso sea bello e inesperado. Es preciso que
unos párpados cerrados
Recuerden un verso de Eluard y que se acaricie en unos brazos
Algo más allá de la carne: que se los toque
Como el ámbar de una tarde. Ah, déjenme decir
Que es preciso que la mujer que está allí como la corola ante el pájaro
Sea bella o tenga por lo menos un rostro que recuerde un templo y
Sea leve como un resto de nube: pero que sea una nube
Con ojos y nalgas. Las nalgas son importantísimas. De los ojos, entonces
Ni decirlo: que miren con cierta maldad inocente. Una boca
Fresca (nunca húmeda) es también de extrema pertinencia.
Es preciso que las extremidades sean flacas; que unos huesos
Sobresalgan, sobre todo la rótula en el cruzar de piernas,
y las puntas pélvicas
Al enlazar de una cintura semoviente.

Más grave aún es el problema de las clavículas:
una mujer sin clavículas
Es como un río sin puentes. Indispensable.
Que haya una hipótesis de barriguita, y en seguida
La mujer se alce en cáliz, y que sus senos
Sean una expresión greco-romana, más que gótica o barroca
Y puedan iluminar lo oscuro con una capacidad mínima de cinco velas.

Muy pertinente que la calavera y columna vertebral
Se muestren levemente; ¡y que exista un gran latifundio dorsal!
Los miembros que terminen como tallos, pero que haya un cierto volumen de
muslos
Y que sean lisos, lisos como pétalo y cubiertos de suavísima
pelusa
Sin embargo, sensibles a la caricia en sentido contrario.

Es aconsejable en la axila una dulce hierba con aroma propio
Apenas perceptible (¡un mínimo de productos
farmacéuticos!)
Preferibles sin duda los pescuezos largos
De modo que la cabeza dé a veces la impresión
De tener nada que ver con el cuerpo, y la mujer no recuerde
Flores sin misterio. Pies y manos deben contener elementos góticos
Discretos. La piel debe ser fresca en las manos, en los brazos, en el dorso y en la
cara
Pero que en las concavidades y los huecos tenga una temperatura nunca
inferior
A 37 grados centígrados, pudiendo eventualmente provocar quemaduras
De primer grado. Los ojos, que sean de preferencia grandes
Y de rotación por lo menos tan lenta como la de la tierra; y
Que se pongan siempre más allá de un invisible muro de pasión
Que es preciso traspasar. Que la mujer sea en principio alta
O, si acaso baja, que tenga la actitud mental de las altas cumbres.

Ah, que la mujer dé siempre la impresión de que, si cerráramos los ojos
Al abrirlos ella no estará más presente
Con su sonrisa y sus tramas. Que ella surja, no que venga; que parta, no que vaya
Y que posea una cierta capacidad de enmudecer súbitamente y hacernos
beber
La hiel de la duda. Oh, sobre todo
Que ella no pierda nunca, no importa en qué mundo
No importa en qué circunstancias, su infinita volubilidad
De pájaro; y que acariciada en el fondo de sí misma
Se transforme en fiera sin perder su gracia de ave; y que exhale siempre
El imposible perfume; y destile siempre
La embriagante miel; y cante siempre el inaudible canto
De su combustión; y no deje de ser nunca la eterna bailarina.
de lo efímero; y en su incalculable imperfección
Constituya la cosa más bella y más perfecta de toda la creación innumerable.

Vinicius de Moraes
(Río de Janeiro, 19 de octubre de 1913 – 9 de julio de 1980)
Traducción: Juan Carlos Ensuncho-Bárcena