noviembre 02, 2012

“Sin palabras” nace una estrella china



Hoy llega a las salas de cine en Colombia la ópera prima de Ana Sofía Osorio y Diego Bustamante. Comparto con ustedes algunas impresiones sobre la película.

El estreno mundial de la película colombiana “Sin palabras” causó sensación entre los espectadores del Auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones el pasado mes de febrero, en desarrollo del Festival de Cine de Cartagena.

Un heterogéneo público compuesto por estudiantes de colegio, periodistas, gente de la industria cinematográfica y público en general, colmó de aplausos al equipo de la película. “Sin palabras” es conmovedora, sencilla, limpia en su factura, refrescante, sin pretensiones. Una película joven, hecha por jóvenes, con buena receptividad en el público juvenil. Aunque el público adulto también la puede disfrutar.


La ópera prima coescrita y codirigida por Osorio y Bustamante pone en escena el problema de la comunicación entre personas que no hablan el mismo idioma. En este caso una joven inmigrante de la China (Lian) en tránsito hacia Estados Unidos – donde supuestamente cumplirá sus sueños – cae en las manos de una red de traficantes de personas, pero decide escapar. Por otra parte, un joven artista plástico (Raúl) que se ve obligado a emplearse en una ferretería para pagar sus gastos. El azar los pone de frente. A cada uno, con sus sueños. De ellos dependerá lo que les ocurra de ahí en adelante.

“Sin palabras” es una película sobre el papel de los sueños en las vidas humanas. Pero también del papel del amor. En definitiva, una comedia romántica juvenil bien planteada, bien escrita y que tiene el gran mérito de descubrir para el cine a una nueva estrella: Liao Xuan. Y de ratificar el buen trabajo de su coestrella, Javier Ortíz.

“He quedado sin palabras, por el planteamiento, sin palabras por el desarrollo y sin palabras por el final de la película”, dijo una estudiante de bachillerato en la posterior sesión de preguntas. El público estaba imantado, varios asistentes confesaron que estaban distantes del cine, pero que esta película les devolvía las ganas de ver más. Incluso una religiosa, bastante conmovida, les dijo “a partir de hoy estarán en mis oraciones”. La intervención del equipo concluyó con Liao Xuan cantando un fragmento de una emotiva canción presente en la película, a petición de uno de los jóvenes asistentes.


Al ser consultada por EL BAR DE JUAN a la salida del Centro de Convenciones, Yuslay Rodríguez, estudiante de 11º del Colegio Madre Gabriela de San Martín, afirmó: “Me gustó mucho la película. Porque nos enseña que no importa la clase de idioma que hablemos. Lo importante es estar conectados”.

1 comentario:

omar vergara martinez dijo...

Donde Podemos volver A Ver Esta Pelicula