enero 28, 2012

Hay Festival - Segundo día

Carlos Fuentes por Ena Mercado


“La guerra contra las drogas es un fracaso”: Carlos Fuentes

El notable escritor mexicano Carlos Fuentes (1928), invitado especial de la séptima versión del Hay Festival Cartagena, se pronunció este viernes a favor de encontrar una alternativa a la guerra frontal contra el narcotráfico, en una charla con los escritores colombianos Santiago Gamboa (1965) y Juan Gabriel Vásquez (1973).

“México se colombianizó, pero nuestra situación es más difícil por la frontera con Estados Unidos. Los narcotraficantes no sólo tienen el poder de su profesión sino que se van apropiando de los gobiernos locales y poco a poco hacen presencia nacional. La política de combate frontal del presidente Felipe Calderón no es correcta porque produce miles de muertos al año”, afirmó el Premio Príncipe de Asturias de 1994.

Sugirió Fuentes que para lograr salir del problema se necesita la cooperación de los Estados Unidos “porque la droga se produce en México, se trafica en la frontera y luego no se sabe lo que pasa del otro lado, donde parece esfumarse”, apuntó. No fue muy optimista con respecto al panorama político de su país, a propósito de las próximas elecciones presidenciales: “Este año elegiremos un nuevo presidente, pero sospecho que no será uno bueno. Estamos ante un interrogante enorme”, dijo el Premio Cervantes de 1987.

Para Carlos Fuentes los mexicanos son seres muy conflictivos porque cargan sobre las espaldas una cultura muerta, pero cargada de poesía. “Vivimos en varios tiempos, por eso es muy fácil ser novelista en México. Por eso nos cuenta tanto modernizarnos y todo lo que suena a modernidad nos parece hueco”, aseguró.

También habló sobre el boom latinoamericano y las nuevas generaciones de escritores, de quienes dijo que no están obligados a contar lo que pasó sino que pueden contar lo que está pasando ahora. “Pueden hacer muchas cosas que nosotros no pudimos hacer. Por fortuna el mundo ha rebasado el concepto de la literatura nacional para hablar del individuo que la produce. No se habla de Gûnter Grass como autor alemán o de Gabriel García Márquez como autor colombiano. Con eso no se pierde lo que se tenía, pero se ganan cosas nuevas”, afirmó esperanzado.

Al respecto de las críticas que ha recibido a lo largo de su carrera literaria desde sectores políticos de izquierda y de derecha, contó la historia de una amiga francesa que se acostó con dos señores de tamaños diversos y se preguntaba: “¡Dios mío! ¿Dónde está la verdad?” Confesó también que ha intentado publicar durante años una novela sobre el asesinado excomandante guerrillero del M-19, Carlos Pizarro Leongómez, pero no ha podido “porque está demasiado cercana a la realidad, por eso sufre esa suerte de desvíos”.

A propósito, sobre su oficio de novelista explicó que es imposible competir con la realidad. “La realidad es más grande que el intento de cualquier novelista. Por eso creamos una realidad que sólo existe en las páginas de un libro, así no coincida con la realidad exterior”.

De su larga amistad con Gabriel García Márquez contó que lo conoció a través de su cuento “Monólogo de Isabel viendo llover sobre Macondo” y que constató después que el autor era tan interesante como su literatura. “Nos vimos y nos caímos muy bien porque teníamos las mismas preferencias, los mismos chistes y las mismas debilidades. Sin ser muy amiguero, es uno de los amigos que más quiero y lo quiero para siempre”, afirmó. También relató la manera cómo García Márquez le habló del título de su novela “Cien años de soledad”: “Fue por carta. Y durante meses me siguió contando la historia de la novela que iba escribiendo. Yo estaba fascinado y se lo conté a ese otro gran amigo que era Julio Cortázar. Esas cartas se encuentran hoy bajo 7 candados”, aseguró.

También habló Fuentes de su entrañable amistad con el cine desde niño y con el cineasta español Luis Buñuel, de quien dijo que le gustaba visitarlo porque le parecía tener la vida de la cultura del siglo XX. De igual manera confirmó el interés que tenía Buñuel en llevar al cine su novela “Aura”.

Cuestionado por el Premio de Novela “La otra orilla” 2009, Santiago Gamboa, sobre las cinco novelas que le sugeriría leer a un joven que pretenda ser escritor, dijo: “Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha y Don Quijote de la Mancha”. Finalmente, ante la pregunta del Premio Alfaguara de Novela 2011, Juan Gabriel Vásquez, sobre el futuro del género literario afirmó que la novela sobrevivirá porque dice algo que no puede decirse de otra manera. “No creo que muera porque hasta ahora nada la ha matado. Ni la prensa, ni el cine, ni la radio, ni la televisión, ni los nuevos medios. Por eso seguiremos escribiendo novelas, pase lo que pase, aunque nadie nos lea”.

--------------------

Cristina Fuentes por Daniel Mordzinski


“No soy la hija de Carlos Fuentes”: Cristina Fuentes. 

La directora del Hay Festival Cartagena desmintió los rumores sobre su relación de parentesco con el escritor mexicano Carlos Fuentes. En medio de sonrisas de picardía, contó que la cosa no es exclusiva de Cartagena porque un vendedor de tiquetes del metro de Londres le hizo la misma pregunta alguna vez.

--------------------


Goldman, Alarcón y Berman entrevistados por Gower. Foto: Wilfred Arias

El “sueño americano” se desvanece

La afirmación la hizo el escritor Daniel Alarcón (Perú, 1977) el mediodía de este viernes en el marco del conversatorio “Indignados” del Hay Festival Cartagena. La charla, que se convirtió en un debate social y político en el que participaron el historiador norteamericano Moris Berman (1944) y el escritor norteamericano de origen latino Francisco Goldman (1944), fue moderada por el escritor y periodista galés Jon Gower.

Los participantes comenzaron hablando del movimiento social conocido como “Occupy Wall Street” (en español Ocupa Wall Street) que ha tenido en la red social Twitter un aliado, tal como otros movimientos en distintas partes del mundo. Mientras Berman considera que el movimiento tenía más de energía que de análisis y que no llegó a ningún lado porque no tenía demandas específicas, Alarcón refutó diciendo que, a pesar de no tener esperanza en nada, “nadie tiene muy claro hacia dónde va este Leviatán; Oakland (California), por ejemplo, es una caja que se puede encender en cualquier momento”, dijo. Por su parte Goldman puso en entredicho a Estados Unidos como tierra de oportunidades. “Hay 25 países en el mundo que ofrecen más movilidad social. El mundo debe saber esto. Además en todo el país hay seis millones de personas en la cárcel; la mayoría jóvenes y negros”, enfatizó.

En esa misma línea crítica, Berman fue más lejos: “El sueño americano es una estafa. Allí no todos somos Bill Gates, Oprah Winfrey o Steve Jobs. Hay una corriente de historiadores que considera que en Estados Unidos no hubo socialismo porque los pobres se consideran sólo temporalmente pobres, de paso a ser millonarios. Los jóvenes pobres guardan la ilusión de convertirse en estrellas del rap, pero según las estadísticas, lo más probable es que terminen en la cárcel”, afirmó.

Pero si en Estados Unidos llueve, en China no escampa. Según Goldman, la explotación es por todas partes, “se habla de China como la próxima potencia mundial y no se habla de que la suya es una economía de esclavitud”, dijo. Y, devolviéndose al país del norte anotó: “El problema es que tenemos una población poco formada, que no lee y, por lo tanto, no puede hacer elecciones inteligentes. La nueva retórica de los demócratas es el populismo”. Por su parte, Alarcón, aclaró que, a pesar de que el caso particular de sus padres, que migraron desde Perú para brindar más oportunidades a sus hijos y lo lograron, “el sueño americano se está estrechando cada vez más, se está desvaneciendo”, puntualizó. Al ser cuestionados sobre la situación de América Latina, Alarcón afirmó: “Si uno como peruano o colombiano no se indigna es porque no está bien informado”, mientras que Berman cerró la charla diciendo: “Si yo fuera latinoamericano, yo estaría indignado”.

No hay comentarios.: