enero 28, 2012

Hay Festival Cartagena - Primer día

Leguízamo en escena - Foto de Ena Mercado

"Hablar frente al público es una terapia gratuita": John Leguízamo


En una hora de diálogo relajado, en español y con acento neoyorkino, el actor y productor colombiano residente en Estados Unidos, John Leguízamo, confesó que hablar de su intimidad en público es una manera de hacer terapia gratuita. “Contar lo mío, lo más íntimo, es algo que aprendí de mis maestros”, dijo.

Con lleno total, la charla “Hollywood: arte o frivolidad” fue la sesión inaugural de la séptima versión del Hay Festival Cartagena este jueves al mediodía en el Teatro Adolfo Mejía. Leguízamo habló con Roberto Pombo, director de El Tiempo, de su vida como inmigrante en Nueva York, donde llegó siendo un niño: “Llegamos a Jackson Heights (Queens) donde éramos los segundos latinos, después de los mexicanos. Tiempo después el sitio fue conocido como “La pequeña Colombia”, contó.

Todas sus experiencias callejeras y escolares le sirvieron  para ser conocido como el payaso del barrio. Incluso confesó que fue arrestado por hablar en un bus: “Mi madre llegó gritando a la comisaría ‘Señor policía, el no es un delincuente, sino hiperactivo’. Mis amigos de esa época eran pandilleros y uno que otro pequeño traficante. Ser latino es muy peligroso en los barrios donde no los hay”, dijo con timidez. Como escritor de comedia confesó que le gusta hablar de los personajes de su barrio de entonces, de las cosas que escuchó y de las que le pasaron. “Pero también me gusta hablar de cosas que aporten un sentido, que iluminen la condición humana”, afirmó.

A la mejor manera del programa de televisión “Inside the actors studio” conducido por James Lipton, Pombo guió la conversación por medio de la proyección de emblemáticas escenas importantes en la carrera del actor, que le hicieron reflexionar sobre su propio trabajo y contar algunas anécdotas. Como la ocasión en la que uno de sus ídolos, el actor neoyorkino de origen italiano Al Pacino, al notar su hiperactividad mientras rodaban “Carlito’s Way” (Brian de Palma, 1993) le dijo: “Cálmate, John. No tienes que hacer todos tus personajes ahora. Tienes toda tu vida”. El colombiano afirmó que no se sintió intimidado por Pacino sino que sintió un coraje muy grande. “Era como jugar un partido de tenis con él”.

De su trabajo en la emblemática película “Romeo y Julieta” (1996, Baz Luhrmann) opinó que a lo mejor al mismo William Shakespeare “le gustaría y al tiempo le dolería mucho, porque hubo que cambiar algunos parámetros para hacerla una historia más contemporánea”. Luego la conversación giró en torno a su personificación “rarísima” - en palabras suyas - del artista francés Toulouse-Lautrec en el musical “Moulin Rouge” (Baz Luhrmann, 2001), de cuyo director australiano dijo que fue el primero en usar la música popular para construir un guión.  Al momento de hablar de “Paraíso Travel”, del director colombiano Simón Brand - basada en la novela homónima de Jorge Franco - el entrevistador aprovechó para hacer hablar al entrevistado sobre las posibilidades que ofrece Colombia en materia de producción cinematográfica: “Acá todo es posible, por la ubicación geográfica y porque se podría ofrecer a las grandes productoras exención de impuestos para usar equipos y actores colombianos, con el ánimo de crear industria en nuestro país. Estoy convencido de que Colombia puede ser competitiva”, dijo.

También habló de política. “La mayoría de los actores, directores y escritores de Hollywood que conozco son gente sensible y de izquierda. Son demócratas. Sólo pocos, como Arnold Schwarzenegger, son republicanos”, afirmó entre risas.

De su más reciente trabajo, la comedia “Ghetto Klown” (Pelado de barrio) que presentará en los próximos días en Bogotá, adelantó que trata sobre lo difícil que es hacer arte, de cómo conoció a su mujer y de lo que significa ser papá. “Ghetto Klown” estuvo en cartelera durante meses en Broadway (Nueva York), donde recibió excelente crítica y varios premios. Luego viajó con la obra a Los Ángeles y a Inglaterra. “Ahora lo voy a hacer por algunos países de Latinoamérica”. Ante la solicitud de Pombo de escenificar un pequeño fragmento, Leguízamo interpretó a su madre, trabajadora incansable y sostén de la familia, refiriéndose al díscolo y enamoradizo de su padre: “Tienes el toque de Midas, pero al revés: Todo lo que tocas lo vuelves mierda”, remató con acento paisa.

El público lo despidió entre carcajadas y aplausos.



Detalle de la obra, por Ena Mercado

Inxilio o “La poética del dolor”

Conmovedora meditación escénica del drama del desplazamiento en Colombia. Eso resultó ser la inquietante y magnífica obra “Inxilio, el sendero de lágrimas” (versión de cámara) de la Compañía El Cuerpo de las Indias de El Colegio del Cuerpo.

Obra de una hora de duración y fragmentada en cinco estados, nos lleva por un sendero de sensaciones de la mano del dolor, la tragedia y la oscuridad que culminan con una esperanzadora exaltación de la vida y los colores. La frase sobre la que reposa el final de la obra es contundente, reveladora, magnética. “La Paz será la Ley”.

Una vez más el dúo de coreógrafos Restrepo / Delieuvin demuestran que son uno de los más sólidos de la escena mundial. Su impecable mezcla de lo mejor de Europa con lo mejor de América, hacen de su conjunto de obras material impecable y único del acontecer ritual y espiritual del planeta. Enhorabuena.

------------------
Diego Luna por Ena Mercado

Diego Luna entre la poesía y el cine

El actor mexicano Diego Luna se hizo presente en el Hay Festival Cartagena 2012 con una delirante lectura del trágico, pero exultante poema “Aullido” de Allen Ginsberg.

Acompañado en la guitarra y la voz por el músico Jaime López y dirigido por Sergio Zurita, Luna dio rienda suelta a su lado beatnik el jueves en la noche en el Teatro Adolfo Mejía. Su interpretación comenzó con una partida de ping-pong con López, que le dio paso a la lectura propiamente dicha al lado de una desvencijada máquina de escribir mientras tomaba sorbos de aguardiente y arrugaba y lanzaba una a una las páginas que leía. López, recordando las legendarias interpretaciones de Tom Waits, cargaba el escenario de una atmósfera de rock, blues y jazz que le permitían al público conectarse con la estética de Ginsberg.

Poco antes del final, Luna se metió entre la penumbra del público con una lámpara, subió de nuevo al escenario y culminó levantando un cartel con la palabra “Alma”. Ovación cerrada.

--------------------------

Carlinhos Brown por Ena Mercado

La lección de Carlinhos Brown

El cantautor y percusionista brasilero Carlinhos Brown, nominado al Óscar, encantó a los asistentes al concierto de la primera noche del Hay Festival Cartagena.

El público vibró con lo mejor de la música del bahiano, quien lo movió a su antojo haciéndole levantar, brincar y corear. La banda estuvo fenomenal, el show impecable, el sonido majestuso.

Aparte, lo más importante de lo ocurrido fue la lección de humildad, dignidad y humanidad que brindó Carlinhos al mezclarse entre el público, destacando el trabajo de algunos meseros presentes en el patio de banderas del Centro de Convenciones - con quienes se tomó fotos en medio del concierto – y saludando de mano a Edwin, un camarógrafo presente en el escenario.

“La ciudad es una sola, porque el mundo es uno solo” repitió varias veces al saludar al público que disfrutaba de su espectáculo de manera gratuita detrás de las rejas del lugar.

Al final invitó a los músicos de champeta palenqueros Luis Towers y Charles King a subir al escenario y cantar con él. Se despidió con un saludo a los cuatro puntos cardinales y haciendo una reverencia ante el público. “Mis agradecimientos a la reina de África nacida en Colombia, Paula Moreno Zapata (exministra de Cultura)”, dijo antes de bajar del escenario en medio de los merecidos aplausos.

Por Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

No hay comentarios.: