enero 29, 2012

Hay Festival - Tercer día

Ben Okri visto por David Lara Ramos

“A África le ha llegado el momento de sonreír”: Ben Okri

El poeta y narrador nigeriano Ben Okri (1959), ganador del Premio Booker por su novela “El camino hambriento” sostuvo que África es el corazón del sentimiento humano, nuestra tierra de ensueño. “Para estar en paz con nosotros mismos, debemos sanar el África que llevamos dentro”, afirmó este sábado por la mañana en diálogo con la escritora y periodista británica Rosie Boycott (1951) en el marco del Hay Festival Cartagena.

De camisa blanca y boina negra relató sus inicios como escritor, incluso recordó su primera infancia “en un pueblo en el filo del desierto”, donde un día salió de su casa gateando sin que su madre lo notara. “Casi le da un ataque. Pero yo simplemente me fui a visitar a mi tío. Desde ese entonces, siempre que llego a una ciudad nueva, trato de perderme”, afirmó sonriendo.

Necesitamos de escritores de la misma forma como necesitamos sueños y mitos, también para mantener vivo el sentido del humor. “El trabajo más importante del escritor es servir de espejo, por eso un país que encierra, persigue o exilia a sus escritores es un país que está en guerra consigo mismo”, precisó el escritor, miembro de la Royal Society of Literature que ha sido traducido a más de veinte idiomas.

Vive en Inglaterra desde que era un niño. Comenzó a publicar en la prensa británica manifestando su indignación ante un problema doméstico. “Allí me di cuenta que lo que escribía tenía un sentido. Luego pasé al cuento como una forma más sutil y seductora de decir algunas verdades. Cuando descubrí el amor escribí poemas - bastante malos, por cierto – quizá el mejor de esa época vino con el desamor”, apuntó.

El trabajo de un escritor es muy poderoso porque entra a la conciencia de las generaciones, pero el escritor no existe sin el lector. “El lector es tres veces más importante que el escritor. Es quien hace el trabajo.” Cuestionado sobre su manera de ver los distintos géneros que practica, dijo: “La poesía es la respuesta pura y directa a la vida, la prosa es indirecta”.

Comenzó a leer en la biblioteca de su padre, quien no tenía tiempo de leerla. “Un día me dijo: ‘Limpia estos libros, pero por ningún motivo los leas’. Creo que fue la manera más inteligente de iniciarme en la lectura”. Sobre su manera de abordar la página en blanco confesó que no puede saber a donde va, porque debe tener la sensación de la aventura. “La creatividad se ve afectada cuando uno sabe para dónde va. Creo que estoy condenado, por mi experiencia de niño, a ser una persona que siempre se pierde”, afirmó sonriendo.

A la pregunta de alguien del público sobre el racismo contó la ocasión en la que un hermano suyo que había llegado a vivir a Londres llegó una noche a casa y, llorando, le explicó que no sabía que alguien le podía odiar por su color de piel. Ben lo abrazó y le dijo: “Tranquilo, ya te repondrás de esto”.


---------------------------


Jonathan Franzen



“Escribir ficción es como estar dormido, pero despierto”


La declaración la hizo el escritor norteamericano Jonathan Franzen (1959) en una charla que sostuvo el sábado por la noche con el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez en el Teatro Adolfo Mejía en el marco del Hay Festival Cartagena.

Dueño de un sentido del humor admirable, poco se tomó en serio la entrevista y en más de una ocasión se le salió de las manos al entrevistador, causando ataques de risa en el público y carcajadas solitarias que retumbaban en el teatro. “Me siento como si debiéramos cantar y bailar, como en la época de la Colonia”, afirmó al referirse al escenario y las luces.

Franzen, elegido en 1996 entre los Mejores Jóvenes Novelistas Norteamericanos por la revista Granta, se refirió a su oficina de escritor como un sitio tranquilo en el que usa la misma silla hallada en la calle en 1982. “Para escribir necesito el silencio. Allí no tengo teléfono, no tengo conexión a internet, porque me gusta que sea un buen lugar para dormir: frío, oscuro, silencioso”, afirmó el autor de las novelas “Ciudad veintisiete” (1988), “Movimiento fuerte” (1992), “Las correcciones” (2001) con la que obtuvo el National Book Award y el Premio James Tait Black Memorial.

Contó que esta es su segunda visita a Colombia, porque estuvo hace 7 meses en la Sierra Nevada de Santa Marta dándole rienda suelta a una de sus pasiones: la observación de aves. “En Cartagena les recomiendo ir a observar los loros presentes en el techo de la Catedral. Son animales muy bellos”, invitó. Al lado derecho del escenario, una gran jaula de pájaros, cargaba el lugar de una paradójica atmósfera. Sobre todo porque su cuarta novela se titula “Libertad” (2010) y fue un acontecimiento literario de tal magnitud que la revista “Time” le dedicó la portada.

En la actualidad el finalista de los premios Pulitzer y Pen/Faulkner trabaja en la escritura de la primera temporada para televisión de una serie basada en su novela “Las correcciones”. Se confesó un seguidor de las series de televisión, pero al tiempo dijo que la televisión es un placer culpable. Sin embargo, prefiere ver la tv antes que ir a cine. “El cine de Hollywood, sólo produce al año 7 películas para adultos, de las cuales 4 no son muy buenas”, afirmó entre risas.

Al final de su intervención, el escritor hizo una original defensa del libro físico contra el libro electrónico. “Estoy en contra de la lógica de la supertecnología del consumismo. Amo los libros porque son reutilizables, infinitos, inmejorables, no necesitan actualizaciones y porque son una parte del mundo concreto. Como las aves”, afirmó.

enero 28, 2012

Hay Festival - Segundo día

Carlos Fuentes por Ena Mercado


“La guerra contra las drogas es un fracaso”: Carlos Fuentes

El notable escritor mexicano Carlos Fuentes (1928), invitado especial de la séptima versión del Hay Festival Cartagena, se pronunció este viernes a favor de encontrar una alternativa a la guerra frontal contra el narcotráfico, en una charla con los escritores colombianos Santiago Gamboa (1965) y Juan Gabriel Vásquez (1973).

“México se colombianizó, pero nuestra situación es más difícil por la frontera con Estados Unidos. Los narcotraficantes no sólo tienen el poder de su profesión sino que se van apropiando de los gobiernos locales y poco a poco hacen presencia nacional. La política de combate frontal del presidente Felipe Calderón no es correcta porque produce miles de muertos al año”, afirmó el Premio Príncipe de Asturias de 1994.

Sugirió Fuentes que para lograr salir del problema se necesita la cooperación de los Estados Unidos “porque la droga se produce en México, se trafica en la frontera y luego no se sabe lo que pasa del otro lado, donde parece esfumarse”, apuntó. No fue muy optimista con respecto al panorama político de su país, a propósito de las próximas elecciones presidenciales: “Este año elegiremos un nuevo presidente, pero sospecho que no será uno bueno. Estamos ante un interrogante enorme”, dijo el Premio Cervantes de 1987.

Para Carlos Fuentes los mexicanos son seres muy conflictivos porque cargan sobre las espaldas una cultura muerta, pero cargada de poesía. “Vivimos en varios tiempos, por eso es muy fácil ser novelista en México. Por eso nos cuenta tanto modernizarnos y todo lo que suena a modernidad nos parece hueco”, aseguró.

También habló sobre el boom latinoamericano y las nuevas generaciones de escritores, de quienes dijo que no están obligados a contar lo que pasó sino que pueden contar lo que está pasando ahora. “Pueden hacer muchas cosas que nosotros no pudimos hacer. Por fortuna el mundo ha rebasado el concepto de la literatura nacional para hablar del individuo que la produce. No se habla de Gûnter Grass como autor alemán o de Gabriel García Márquez como autor colombiano. Con eso no se pierde lo que se tenía, pero se ganan cosas nuevas”, afirmó esperanzado.

Al respecto de las críticas que ha recibido a lo largo de su carrera literaria desde sectores políticos de izquierda y de derecha, contó la historia de una amiga francesa que se acostó con dos señores de tamaños diversos y se preguntaba: “¡Dios mío! ¿Dónde está la verdad?” Confesó también que ha intentado publicar durante años una novela sobre el asesinado excomandante guerrillero del M-19, Carlos Pizarro Leongómez, pero no ha podido “porque está demasiado cercana a la realidad, por eso sufre esa suerte de desvíos”.

A propósito, sobre su oficio de novelista explicó que es imposible competir con la realidad. “La realidad es más grande que el intento de cualquier novelista. Por eso creamos una realidad que sólo existe en las páginas de un libro, así no coincida con la realidad exterior”.

De su larga amistad con Gabriel García Márquez contó que lo conoció a través de su cuento “Monólogo de Isabel viendo llover sobre Macondo” y que constató después que el autor era tan interesante como su literatura. “Nos vimos y nos caímos muy bien porque teníamos las mismas preferencias, los mismos chistes y las mismas debilidades. Sin ser muy amiguero, es uno de los amigos que más quiero y lo quiero para siempre”, afirmó. También relató la manera cómo García Márquez le habló del título de su novela “Cien años de soledad”: “Fue por carta. Y durante meses me siguió contando la historia de la novela que iba escribiendo. Yo estaba fascinado y se lo conté a ese otro gran amigo que era Julio Cortázar. Esas cartas se encuentran hoy bajo 7 candados”, aseguró.

También habló Fuentes de su entrañable amistad con el cine desde niño y con el cineasta español Luis Buñuel, de quien dijo que le gustaba visitarlo porque le parecía tener la vida de la cultura del siglo XX. De igual manera confirmó el interés que tenía Buñuel en llevar al cine su novela “Aura”.

Cuestionado por el Premio de Novela “La otra orilla” 2009, Santiago Gamboa, sobre las cinco novelas que le sugeriría leer a un joven que pretenda ser escritor, dijo: “Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha, Don Quijote de la Mancha y Don Quijote de la Mancha”. Finalmente, ante la pregunta del Premio Alfaguara de Novela 2011, Juan Gabriel Vásquez, sobre el futuro del género literario afirmó que la novela sobrevivirá porque dice algo que no puede decirse de otra manera. “No creo que muera porque hasta ahora nada la ha matado. Ni la prensa, ni el cine, ni la radio, ni la televisión, ni los nuevos medios. Por eso seguiremos escribiendo novelas, pase lo que pase, aunque nadie nos lea”.

--------------------

Cristina Fuentes por Daniel Mordzinski


“No soy la hija de Carlos Fuentes”: Cristina Fuentes. 

La directora del Hay Festival Cartagena desmintió los rumores sobre su relación de parentesco con el escritor mexicano Carlos Fuentes. En medio de sonrisas de picardía, contó que la cosa no es exclusiva de Cartagena porque un vendedor de tiquetes del metro de Londres le hizo la misma pregunta alguna vez.

--------------------


Goldman, Alarcón y Berman entrevistados por Gower. Foto: Wilfred Arias

El “sueño americano” se desvanece

La afirmación la hizo el escritor Daniel Alarcón (Perú, 1977) el mediodía de este viernes en el marco del conversatorio “Indignados” del Hay Festival Cartagena. La charla, que se convirtió en un debate social y político en el que participaron el historiador norteamericano Moris Berman (1944) y el escritor norteamericano de origen latino Francisco Goldman (1944), fue moderada por el escritor y periodista galés Jon Gower.

Los participantes comenzaron hablando del movimiento social conocido como “Occupy Wall Street” (en español Ocupa Wall Street) que ha tenido en la red social Twitter un aliado, tal como otros movimientos en distintas partes del mundo. Mientras Berman considera que el movimiento tenía más de energía que de análisis y que no llegó a ningún lado porque no tenía demandas específicas, Alarcón refutó diciendo que, a pesar de no tener esperanza en nada, “nadie tiene muy claro hacia dónde va este Leviatán; Oakland (California), por ejemplo, es una caja que se puede encender en cualquier momento”, dijo. Por su parte Goldman puso en entredicho a Estados Unidos como tierra de oportunidades. “Hay 25 países en el mundo que ofrecen más movilidad social. El mundo debe saber esto. Además en todo el país hay seis millones de personas en la cárcel; la mayoría jóvenes y negros”, enfatizó.

En esa misma línea crítica, Berman fue más lejos: “El sueño americano es una estafa. Allí no todos somos Bill Gates, Oprah Winfrey o Steve Jobs. Hay una corriente de historiadores que considera que en Estados Unidos no hubo socialismo porque los pobres se consideran sólo temporalmente pobres, de paso a ser millonarios. Los jóvenes pobres guardan la ilusión de convertirse en estrellas del rap, pero según las estadísticas, lo más probable es que terminen en la cárcel”, afirmó.

Pero si en Estados Unidos llueve, en China no escampa. Según Goldman, la explotación es por todas partes, “se habla de China como la próxima potencia mundial y no se habla de que la suya es una economía de esclavitud”, dijo. Y, devolviéndose al país del norte anotó: “El problema es que tenemos una población poco formada, que no lee y, por lo tanto, no puede hacer elecciones inteligentes. La nueva retórica de los demócratas es el populismo”. Por su parte, Alarcón, aclaró que, a pesar de que el caso particular de sus padres, que migraron desde Perú para brindar más oportunidades a sus hijos y lo lograron, “el sueño americano se está estrechando cada vez más, se está desvaneciendo”, puntualizó. Al ser cuestionados sobre la situación de América Latina, Alarcón afirmó: “Si uno como peruano o colombiano no se indigna es porque no está bien informado”, mientras que Berman cerró la charla diciendo: “Si yo fuera latinoamericano, yo estaría indignado”.

Hay Festival Cartagena - Primer día

Leguízamo en escena - Foto de Ena Mercado

"Hablar frente al público es una terapia gratuita": John Leguízamo


En una hora de diálogo relajado, en español y con acento neoyorkino, el actor y productor colombiano residente en Estados Unidos, John Leguízamo, confesó que hablar de su intimidad en público es una manera de hacer terapia gratuita. “Contar lo mío, lo más íntimo, es algo que aprendí de mis maestros”, dijo.

Con lleno total, la charla “Hollywood: arte o frivolidad” fue la sesión inaugural de la séptima versión del Hay Festival Cartagena este jueves al mediodía en el Teatro Adolfo Mejía. Leguízamo habló con Roberto Pombo, director de El Tiempo, de su vida como inmigrante en Nueva York, donde llegó siendo un niño: “Llegamos a Jackson Heights (Queens) donde éramos los segundos latinos, después de los mexicanos. Tiempo después el sitio fue conocido como “La pequeña Colombia”, contó.

Todas sus experiencias callejeras y escolares le sirvieron  para ser conocido como el payaso del barrio. Incluso confesó que fue arrestado por hablar en un bus: “Mi madre llegó gritando a la comisaría ‘Señor policía, el no es un delincuente, sino hiperactivo’. Mis amigos de esa época eran pandilleros y uno que otro pequeño traficante. Ser latino es muy peligroso en los barrios donde no los hay”, dijo con timidez. Como escritor de comedia confesó que le gusta hablar de los personajes de su barrio de entonces, de las cosas que escuchó y de las que le pasaron. “Pero también me gusta hablar de cosas que aporten un sentido, que iluminen la condición humana”, afirmó.

A la mejor manera del programa de televisión “Inside the actors studio” conducido por James Lipton, Pombo guió la conversación por medio de la proyección de emblemáticas escenas importantes en la carrera del actor, que le hicieron reflexionar sobre su propio trabajo y contar algunas anécdotas. Como la ocasión en la que uno de sus ídolos, el actor neoyorkino de origen italiano Al Pacino, al notar su hiperactividad mientras rodaban “Carlito’s Way” (Brian de Palma, 1993) le dijo: “Cálmate, John. No tienes que hacer todos tus personajes ahora. Tienes toda tu vida”. El colombiano afirmó que no se sintió intimidado por Pacino sino que sintió un coraje muy grande. “Era como jugar un partido de tenis con él”.

De su trabajo en la emblemática película “Romeo y Julieta” (1996, Baz Luhrmann) opinó que a lo mejor al mismo William Shakespeare “le gustaría y al tiempo le dolería mucho, porque hubo que cambiar algunos parámetros para hacerla una historia más contemporánea”. Luego la conversación giró en torno a su personificación “rarísima” - en palabras suyas - del artista francés Toulouse-Lautrec en el musical “Moulin Rouge” (Baz Luhrmann, 2001), de cuyo director australiano dijo que fue el primero en usar la música popular para construir un guión.  Al momento de hablar de “Paraíso Travel”, del director colombiano Simón Brand - basada en la novela homónima de Jorge Franco - el entrevistador aprovechó para hacer hablar al entrevistado sobre las posibilidades que ofrece Colombia en materia de producción cinematográfica: “Acá todo es posible, por la ubicación geográfica y porque se podría ofrecer a las grandes productoras exención de impuestos para usar equipos y actores colombianos, con el ánimo de crear industria en nuestro país. Estoy convencido de que Colombia puede ser competitiva”, dijo.

También habló de política. “La mayoría de los actores, directores y escritores de Hollywood que conozco son gente sensible y de izquierda. Son demócratas. Sólo pocos, como Arnold Schwarzenegger, son republicanos”, afirmó entre risas.

De su más reciente trabajo, la comedia “Ghetto Klown” (Pelado de barrio) que presentará en los próximos días en Bogotá, adelantó que trata sobre lo difícil que es hacer arte, de cómo conoció a su mujer y de lo que significa ser papá. “Ghetto Klown” estuvo en cartelera durante meses en Broadway (Nueva York), donde recibió excelente crítica y varios premios. Luego viajó con la obra a Los Ángeles y a Inglaterra. “Ahora lo voy a hacer por algunos países de Latinoamérica”. Ante la solicitud de Pombo de escenificar un pequeño fragmento, Leguízamo interpretó a su madre, trabajadora incansable y sostén de la familia, refiriéndose al díscolo y enamoradizo de su padre: “Tienes el toque de Midas, pero al revés: Todo lo que tocas lo vuelves mierda”, remató con acento paisa.

El público lo despidió entre carcajadas y aplausos.



Detalle de la obra, por Ena Mercado

Inxilio o “La poética del dolor”

Conmovedora meditación escénica del drama del desplazamiento en Colombia. Eso resultó ser la inquietante y magnífica obra “Inxilio, el sendero de lágrimas” (versión de cámara) de la Compañía El Cuerpo de las Indias de El Colegio del Cuerpo.

Obra de una hora de duración y fragmentada en cinco estados, nos lleva por un sendero de sensaciones de la mano del dolor, la tragedia y la oscuridad que culminan con una esperanzadora exaltación de la vida y los colores. La frase sobre la que reposa el final de la obra es contundente, reveladora, magnética. “La Paz será la Ley”.

Una vez más el dúo de coreógrafos Restrepo / Delieuvin demuestran que son uno de los más sólidos de la escena mundial. Su impecable mezcla de lo mejor de Europa con lo mejor de América, hacen de su conjunto de obras material impecable y único del acontecer ritual y espiritual del planeta. Enhorabuena.

------------------
Diego Luna por Ena Mercado

Diego Luna entre la poesía y el cine

El actor mexicano Diego Luna se hizo presente en el Hay Festival Cartagena 2012 con una delirante lectura del trágico, pero exultante poema “Aullido” de Allen Ginsberg.

Acompañado en la guitarra y la voz por el músico Jaime López y dirigido por Sergio Zurita, Luna dio rienda suelta a su lado beatnik el jueves en la noche en el Teatro Adolfo Mejía. Su interpretación comenzó con una partida de ping-pong con López, que le dio paso a la lectura propiamente dicha al lado de una desvencijada máquina de escribir mientras tomaba sorbos de aguardiente y arrugaba y lanzaba una a una las páginas que leía. López, recordando las legendarias interpretaciones de Tom Waits, cargaba el escenario de una atmósfera de rock, blues y jazz que le permitían al público conectarse con la estética de Ginsberg.

Poco antes del final, Luna se metió entre la penumbra del público con una lámpara, subió de nuevo al escenario y culminó levantando un cartel con la palabra “Alma”. Ovación cerrada.

--------------------------

Carlinhos Brown por Ena Mercado

La lección de Carlinhos Brown

El cantautor y percusionista brasilero Carlinhos Brown, nominado al Óscar, encantó a los asistentes al concierto de la primera noche del Hay Festival Cartagena.

El público vibró con lo mejor de la música del bahiano, quien lo movió a su antojo haciéndole levantar, brincar y corear. La banda estuvo fenomenal, el show impecable, el sonido majestuso.

Aparte, lo más importante de lo ocurrido fue la lección de humildad, dignidad y humanidad que brindó Carlinhos al mezclarse entre el público, destacando el trabajo de algunos meseros presentes en el patio de banderas del Centro de Convenciones - con quienes se tomó fotos en medio del concierto – y saludando de mano a Edwin, un camarógrafo presente en el escenario.

“La ciudad es una sola, porque el mundo es uno solo” repitió varias veces al saludar al público que disfrutaba de su espectáculo de manera gratuita detrás de las rejas del lugar.

Al final invitó a los músicos de champeta palenqueros Luis Towers y Charles King a subir al escenario y cantar con él. Se despidió con un saludo a los cuatro puntos cardinales y haciendo una reverencia ante el público. “Mis agradecimientos a la reina de África nacida en Colombia, Paula Moreno Zapata (exministra de Cultura)”, dijo antes de bajar del escenario en medio de los merecidos aplausos.

Por Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

enero 26, 2012

Cartagena, ciudad de escritores

Carlos Fuentes, a partir de hoy en el Hay Festival

Cuenta la historia que el 21 de mayo de 1590, Miguel de Cervantes Saavedra presenta un memorial a Don Felipe II, Rey de España, enumerando sus servicios y pidiendo la merced de un oficio en Indias, “así sea el de contador de galeras en Cartagena”. El 6 de junio, el Consejo de Indias le da respuesta negativa: “Busque por acá en que se le haga merced”.

Otra hubiera sido la historia de la Lengua Española si se le hubiera concedido el oficio. A lo mejor hubiera terminado perdido en los enamoramientos de alguna jugosa mulata del caribe, dejando de lado la escritura de la obra fundacional del idioma, Don Quijote de la Mancha.

Otras eran las condiciones de Cartagena de Indias en ese entonces. Hoy, casi 422 años después, una escultura suya que nos recuerda la misiva, parece decir en silencio que sí es posible una vida destinada a las letras en el legendario puerto del caribe.

A las 12.30 de esta tarde en el Teatro Adolfo Mejía de la ciudad se inaugura uno de los festivales literarios más importantes en lengua hispana, el Hay Festival, en su séptima versión. Y cuenta con la presencia de su padrino, el escritor mexicano Carlos Fuentes, a quien se le ocurrió la idea de sugerir la ciudad como destino literario a los organizadores del reputado Festival Hay-on-Wye del país de gales.  

A este invitado especial se sumarán otros importantes escritores, políticos y artistas de todo el mundo, como el ex presidente del gobierno español Felipe González, con quien integrará una mesa redonda que es uno de los eventos más esperados y tendrá lugar el próximo sábado 28 a las 3.30 pm en el Teatro Adolfo Mejía. Además de Fuentes y González, en la mesa “Ideas para un mundo en transición” participarán el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el director del diario español El País, Javier Moreno. Ese diálogo, que será moderado por el director de la revista Semana, Alejandro Santos, amenizará una velada en la que los participantes presentarán y analizarán sus ideas sobre el futuro de las sociedades.

El mexicano es uno de los principales exponentes de la narrativa española a través de sus novelas, cuentos, ensayos y obras de teatro. Ha recibido numerosos premios entre los que están el Premio Biblioteca Breve 1967 por “Cambio de piel”; Premio Xavier Villaurrutia y Premio Rómulo Gallegos por “Terra nostra”; Premio Internacional Alfonso Reyes 1979; Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura 1984; Premio Príncipe de Asturias, 1994; y el Premio de la Latinidad otorgado por las Academias Brasileña y Francesa de la Lengua, 2000. Recientemente publicó el ensayo “La Gran Novela Latinoamericana” con la editorial Alfaguara. Gran aficionado del cine, Fuentes ha escrito guiones para numerosas películas entre las que se encuentran “Las dos Elenas”, basado en su cuento homónimo y dirigida por José Luis Ibañez, y “El gallo de oro”, que hizo en conjunto con Gabriel García Márquez.

Fuentes llegó desde el 20 de este mes a la ciudad y su presencia se ha hecho notar poco. La agenda de medios la concluyó hace varios días. Al parecer no sale mucho de su habitación en el Hotel Santa Clara, epicentro de actividades del evento literario.

Mientras tanto, la escultura de Miguel de Cervantes, observará en silencio el transcurrir de cientos de visitantes procedentes desde todos los rincones del mundo.

Y pensar que el escritor mexicano Carlos Fuentes, padrino del Hay, ganó el Premio Cervantes en 1987.

Por Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

enero 03, 2012

San Marcos: Fiestas en Corralejas 2011-2012

A las 4 de la tarde, el sol proyecta sombras en la arena.

Una bebita de 6 meses comienza una tradición que la acompañará a lo largo de su vida.

Corralejas: Tecnología y tradición.

El toro mira para otro lado.

Un nuevo factor en los palcos: guerras de espuma. Acá mi cuñado Édgar.

Andreita, mi sobrina, con espuma en la cara.

Malbec, reserva 2004, compañía ideal para la calurosa jornada.

 Con la familia Cárdenas Ensuncho.

Con @nanaechavarria

Cae la tarde. Un toro hiere a un caballo. El público grita. El animal patalea en la arena y se levanta.

 El ruedo
 Con la familia Ensuncho Barreto
Karen, la sobrina lectora.

Luna creciente en el firmamento de San Marcos. Cierre de temporada. Algarabía total. Nostalgia.