diciembre 24, 2012

Plegaria para un niño dormido



Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar. 

Plegaria para el sueño del niño
donde el mundo es un chocolatín. 
¿Adónde van
mil niños dormidos que no están
entre bicicletas de cristal? 

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará. 

Que nadie, nadie, despierte al niño
déjenlo que siga soñando felicidad
destruyendo trapos de lustrar
alejándose de todo el mal. 

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará. 

Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar.

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará.

Por Luis Alberto Spinetta (Buenos Aires, 23 de enero de 1950 - 8 de febrero de 2012)


diciembre 23, 2012

Mi patria no es la lengua portuguesa




Minha pátria não é a língua portuguesa.
Nenhuma língua é a pátria.
Minha pátria é a terra mole e peganhenta onde nasci
e o vento que sopra em Maceió.
São os caranguejos que correm na lama dos mangues
e o oceano cujas ondas continuam molhando os meus pés quando
sonho.
Minha pátria são os morcegos suspensos no forro das igrejas
carcomidas, os loucos que dançam ao entardecer no hospício junto ao mar,
e o céu encurvado pelas constelações.
Minha pátria são os apitos dos navios
e o farol no alto da colina.
Minha pátria é a mão do mendigo na manhã radiosa.
São os estaleiros apodrecidos
e os cemitérios marinhos onde os meus ancestrais tuberculosos
e impaludados não param de tossir e tremer nas noites frias
e o cheiro de açúcar nos armazéns portuários
e as tainhas que se debatem nas redes dos pescadores
e as résteas de cebola enrodilhadas na treva
e a chuva que cai sobre os currais de peixe.
A língua de que me utilizo não é e nunca foi a minha pátria.
Nenhuma língua enganosa é a pátria.
Ela serve apenas para que eu celebre a minha grande e pobre pátria
muda,
minha pátria disentérica e desdentada, sem gramática e sem dicionário,
minha pátria sem língua e sem palavras.



Mi patria no es la lengua portuguesa.
Ninguna lengua es la patria.
Mi patria es la tierra blanda y pegajosa donde nací 
y el viento que sopla en Maceió. 
Son los cangrejos que corren por el lodo de los manglares 
y el océano cuyas aguas siguen mojando mis pies cuando 
sueño. 
Mi patria son los murciélagos colgados del techo de las iglesias 
carcomidas, los locos que bailan al atardecer en el hospicio junto al mar, 
y el cielo curvado por las constelaciones. 
Mi patria son las sirenas de los barcos 
y el faro en lo alto de la colina. 
Mi patria es la mano del mendigo en la mañana radiante.
Son los astilleros podridos 
y los cementerios  marinos  donde mis ancestros tuberculosos
y palúdicos no paran de toser y de temblar en las noches frías 
y el olor del azúcar en los almacenes portuarios 
y las lisas que se debaten en las redes de los pescadores 
y las ristras de cebolla enroscadas en la tiniebla 
y la lluvia que cae sobre los corrales de peces. 
La lengua que utilizo no es ni nunca fue mi patria. 
Ninguna lengua engañosa es la patria.
Ella sólo sirve para que yo celebre mi grande y pobre patria 
muda, 
mi patria disentérica y desdentada, sin gramática y sin diccionario, 
mi patria sin lengua y sin palabras.


Por Ledo Ivo (Maceió, 18 de febrero de 1924- Sevilla, 23 de diciembre de 2012)
Traducción: Juan Carlos Ensuncho Bárcena

diciembre 13, 2012

Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La inquisición de los inquisidores



 Luego de ser una de las exposiciones más visitadas de Bogotá en el 2011 llega a Cartagena de Indias la controversial muestra fotográfica “Mitad Ángeles, Mitad Demonios” del gran fotógrafo colombiano Mauricio Vélez. Estará en el Palacio de la Inquisición a partir de hoy, 13 de diciembre de 2012, hasta el 30 de enero de 2013.

La inquietante muestra es un recorrido fotográfico de las ideas del bien y del mal, llegando a ser controversial cuando evoca a miembros de la Iglesia en actitudes non sanctas, razón por la cual llega a Cartagena de Indias bajo el título: “Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La Inquisición de los Inquisidores”.


“Traer a Cartagena ‘Mitad Ángeles, Mitad Demonios’, precisamente a un edificio tan emblemático del bien y el mal como lo es El Palacio de la Inquisición, implica un ejercicio de relectura del trabajo de Mauricio Vélez y por supuesto una fabulosa posibilidad de navegar el eterno dilema humano” asegura María del Pilar Rodríguez, curadora de la muestra.

Mauricio Vélez es un fotógrafo colombiano ampliamente reconocido por sus labores en una extensa variedad de publicaciones, generando siempre un altísimo impacto por las calidades estéticas de su trabajo; calidad que mantiene esta muestra, pero que nos permite abordarlo desde otra perspectiva, una visión más onírica. A diferencia de sus trabajos comerciales, ésta exposición  nos presenta el resultado de los muchos años que lleva Vélez de estar observando, estudiando y leyendo personas y personajes a través del lente. Ejercicio a través del cual ha logrado hacerse a una mirada muy personal de lo que son las concepciones del bien y el mal para cada ser humano.


Desde los inicios de la humanidad, hasta la aparición de la religión y aún hasta nuestros días, cada ser humano se ha enfrentado a esos dos caminos entre lo bueno y lo malo, lo positivo y lo negativo, la bondad y el pecado; opciones a las que ésta muestra alude para comunicarnos propuestas estéticas propias de un creador que hace camino desde la esfera de lo publicitario y periodístico a lo estético y artístico.

Propuesta que ha desarrollado haciendo uso de sus inquietudes personales, conocimientos técnicos, apropiaciones estéticas y en colaboración con importantes artistas como: David Manzur, Carlos Jacaminojoy,  Darío Ortiz, Luis Vargas, Venus White, Walbert Pérez y Eivar Moya, Jorge Mantilla Caballero, Marco Mejia, Leovardo Perez, Carlos Mazo, Alex Rodriguez y Joel Grossman.


Con este proyecto busco generarle un espacio a la fotografía en Colombia como ha sucedido en otros países. La muestra es el reflejo de la pérdida del miedo y de la confrontación de nuestro propio ser, las imágenes están basadas en el cuerpo, la sensualidad y el arte como forma de expresión. Son arriesgadas pero con un sentido estético cuidadosamente concebido y ejecutado, con un trasfondo social que cautiva o perturba. Me gustaría que a través de mi obra las personas exploraran temas como los símbolos, en el caso de la religión, estos son símbolos  no pertenecen a la fe si no a la cultura; lo que abre la posibilidad a reinterpretaciones para sensibilizar y confrontar, siendo un importante paso hacia la modernidad, también hablo de la libertad de expresión por encima de los intereses religiosos”, afirma Mauricio Vélez.

“Mitad Ángeles, Mitad Demonios, La Inquisición de los Inquisidores” será una de las exposiciones más visitadas en Cartagena de Indias éste fin de año, no solamente por su condición estética, sino porque sin duda alguna verla en el Museo Histórico de Cartagena, Palacio de la Inquisición es un hecho contundente, trascendental, único.


Mauricio Vélez es un hombre que cuestiona. Y, para hacerlo, ríe. Ese es el sustrato de su propuesta estética. No posee ningún dogma, ninguna verdad mayúscula, ninguna doctrina. El suyo es un espíritu libertario como el de todo gran artista, aunque a él no le guste la palabra. Al ver su exposición más reciente uno no puede evitar recordar “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco. Especialmente al monje que descubre, en la penumbra, el tratado de Aristóteles sobre la risa. Prohibido durante siglos por la Iglesia, el tratado se convierte en un instrumento liberador, como la misma risa. “La risa es del demonio”, es advertido el monje. Esa es la mirada del oscurantismo medieval, cargado de solemnidades y de ritos sagrados untados de sangre. Esa es la doctrina que Vélez se atreve a cuestionar con su serie de fotografías lucidamente logradas. Enhorabuena.

MAYOR INFORMACION:



CONTACTO:
MARÍA DEL PILAR RODRÍGUEZ. Móviles: (57) 3103613961 3008348027

diciembre 10, 2012

Cancelado el Festival Internacional de Cine Independiente de Mompox (FICIM)



Por absoluta falta de apoyo ha sido cancelada la versión 2012 del importante evento internacional que comenzaba el próximo miércoles 12.

“La gestión económica del festival fue un fracaso. Al contrario de la convocatoria, en la que logramos recibir alrededor de 70 películas (entre largometrajes y cortometrajes). El sector cinematográfico nos cumplió pero la Alcaldía Municipal de Mompox, la Gobernación de Bolívar y la sociedad civil, nos dieron la espalda”, dijo su director Juan Carlos Ensuncho Bárcena.

“La frustración es muy grande. Hicimos una exitosa convocatoria, un bello afiche, un video promocional de calidad, un cuidadoso proceso de selección, una importante presencia mediática y una maravillosa participación en el reciente Mercado Cultural del Caribe, pero nuestra propuesta no tuvo eco en la miope dirigencia municipal y departamental”, dice el comunicado que hicieron llegar a los medios de comunicación este lunes 10 de diciembre.

“Lamentablemente el alcalde de Mompox, José Orlando Rojas, y el Gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, siguen más interesados en apoyar, por un lado, eventos excluyentes; y por el otro, de baja calidad”, aseguro Ensuncho Bárcena. 

La convocatoria del FICIM fue lanzada por internet y redes sociales el 12 de septiembre y estuvo abierta hasta el 12 de noviembre pasado. “Recibimos películas de más de 10 países de toda América y España, con las que armamos una excelente programación de cuatro noches que quedará pendiente hasta nueva orden. Estamos muy agradecidos con las productoras y cineastas que enviaron sus obras y les pedimos disculpas por no realizar el Festival; esperamos que los momposinos y amantes del Cine Independiente que planearon acompañarnos en Mompox entiendan que nos resultó imposible realizarlo”, puntualizó el autor de “El poeta en el hotel” y “La voz desconocida”.

El presupuesto total del FICIM 2012 era de 50 millones, “una cifra bastante irrisoria teniendo en cuenta que el Festival dura cuatro noches y que planeábamos traer tres jurados internacionales y 6 nacionales, entre los cuales estaba el Mejor Director del Festival de Cannes 2012, Carlos Reygadas, y el gran director argentino Carlos Sorín. Recordemos que el excluyente Festival de Jazz que se hizo en octubre en Mompox solo duró dos noches y costó 2.500 millones de pesos”, dijo Ensuncho Bárcena.

En cuanto a la participación como programador en el V Mercado Cultural del Caribe que finalizó el pasado domingo, Ensuncho aseguro que fue exitosa. “Es un evento increíblemente bello y útil. Gracias al MCC pudimos enterarnos de la extraordinaria variedad musical de nuestro país. Tuvimos contacto con casi 40 grupos de todo Colombia y soñamos con la idea de hacer una programación musical cada noche del FICIM 2013 o cuando podamos volverlo a hacer”, anunció.


“A los amigos de otros países es bueno enterarlos, a propósito, que Colombia invierte anualmente 15 mil millones de dólares en la guerra y solo 100 millones de dólares en la Cultura, que es herramienta de Paz”, puntualizó Ensuncho Barcena.

diciembre 04, 2012

Receta de Mujer


Las muy feas que me perdonen
Pero la belleza es fundamental. Es preciso
Que haya algo de flor en todo eso
Algo de danza
algo de Alta Costura
En todo eso (O entonces
Que la mujer se socialice
elegantemente en azul,
como en la República Popular China).

No hay término medio posible. Es preciso
Que todo eso sea bello. Es preciso
que de súbito se tenga la
impresión de ver una
garza apenas posada y que un rostro
adquiera de vez en cuando ese color sólo
encontrable en el tercer minuto de la aurora.

Es preciso que todo eso sea sin ser, pero
que se refleje y florezca
En el mirar de los hombres. Es preciso,
es absolutamente preciso
Que todo eso sea bello e inesperado. Es preciso que
unos párpados cerrados
Recuerden un verso de Eluard y que se acaricie en unos brazos
Algo más allá de la carne: que se los toque
Como el ámbar de una tarde. Ah, déjenme decir
Que es preciso que la mujer que está allí como la corola ante el pájaro
Sea bella o tenga por lo menos un rostro que recuerde un templo y
Sea leve como un resto de nube: pero que sea una nube
Con ojos y nalgas. Las nalgas son importantísimas. De los ojos, entonces
Ni decirlo: que miren con cierta maldad inocente. Una boca
Fresca (nunca húmeda) es también de extrema pertinencia.
Es preciso que las extremidades sean flacas; que unos huesos
Sobresalgan, sobre todo la rótula en el cruzar de piernas,
y las puntas pélvicas
Al enlazar de una cintura semoviente.

Más grave aún es el problema de las clavículas:
una mujer sin clavículas
Es como un río sin puentes. Indispensable.
Que haya una hipótesis de barriguita, y en seguida
La mujer se alce en cáliz, y que sus senos
Sean una expresión greco-romana, más que gótica o barroca
Y puedan iluminar lo oscuro con una capacidad mínima de cinco velas.

Muy pertinente que la calavera y columna vertebral
Se muestren levemente; ¡y que exista un gran latifundio dorsal!
Los miembros que terminen como tallos, pero que haya un cierto volumen de
muslos
Y que sean lisos, lisos como pétalo y cubiertos de suavísima
pelusa
Sin embargo, sensibles a la caricia en sentido contrario.

Es aconsejable en la axila una dulce hierba con aroma propio
Apenas perceptible (¡un mínimo de productos
farmacéuticos!)
Preferibles sin duda los pescuezos largos
De modo que la cabeza dé a veces la impresión
De tener nada que ver con el cuerpo, y la mujer no recuerde
Flores sin misterio. Pies y manos deben contener elementos góticos
Discretos. La piel debe ser fresca en las manos, en los brazos, en el dorso y en la
cara
Pero que en las concavidades y los huecos tenga una temperatura nunca
inferior
A 37 grados centígrados, pudiendo eventualmente provocar quemaduras
De primer grado. Los ojos, que sean de preferencia grandes
Y de rotación por lo menos tan lenta como la de la tierra; y
Que se pongan siempre más allá de un invisible muro de pasión
Que es preciso traspasar. Que la mujer sea en principio alta
O, si acaso baja, que tenga la actitud mental de las altas cumbres.

Ah, que la mujer dé siempre la impresión de que, si cerráramos los ojos
Al abrirlos ella no estará más presente
Con su sonrisa y sus tramas. Que ella surja, no que venga; que parta, no que vaya
Y que posea una cierta capacidad de enmudecer súbitamente y hacernos
beber
La hiel de la duda. Oh, sobre todo
Que ella no pierda nunca, no importa en qué mundo
No importa en qué circunstancias, su infinita volubilidad
De pájaro; y que acariciada en el fondo de sí misma
Se transforme en fiera sin perder su gracia de ave; y que exhale siempre
El imposible perfume; y destile siempre
La embriagante miel; y cante siempre el inaudible canto
De su combustión; y no deje de ser nunca la eterna bailarina.
de lo efímero; y en su incalculable imperfección
Constituya la cosa más bella y más perfecta de toda la creación innumerable.

Vinicius de Moraes
(Río de Janeiro, 19 de octubre de 1913 – 9 de julio de 1980)
Traducción: Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

noviembre 09, 2012

noviembre 02, 2012

“Sin palabras” nace una estrella china



Hoy llega a las salas de cine en Colombia la ópera prima de Ana Sofía Osorio y Diego Bustamante. Comparto con ustedes algunas impresiones sobre la película.

El estreno mundial de la película colombiana “Sin palabras” causó sensación entre los espectadores del Auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones el pasado mes de febrero, en desarrollo del Festival de Cine de Cartagena.

Un heterogéneo público compuesto por estudiantes de colegio, periodistas, gente de la industria cinematográfica y público en general, colmó de aplausos al equipo de la película. “Sin palabras” es conmovedora, sencilla, limpia en su factura, refrescante, sin pretensiones. Una película joven, hecha por jóvenes, con buena receptividad en el público juvenil. Aunque el público adulto también la puede disfrutar.


La ópera prima coescrita y codirigida por Osorio y Bustamante pone en escena el problema de la comunicación entre personas que no hablan el mismo idioma. En este caso una joven inmigrante de la China (Lian) en tránsito hacia Estados Unidos – donde supuestamente cumplirá sus sueños – cae en las manos de una red de traficantes de personas, pero decide escapar. Por otra parte, un joven artista plástico (Raúl) que se ve obligado a emplearse en una ferretería para pagar sus gastos. El azar los pone de frente. A cada uno, con sus sueños. De ellos dependerá lo que les ocurra de ahí en adelante.

“Sin palabras” es una película sobre el papel de los sueños en las vidas humanas. Pero también del papel del amor. En definitiva, una comedia romántica juvenil bien planteada, bien escrita y que tiene el gran mérito de descubrir para el cine a una nueva estrella: Liao Xuan. Y de ratificar el buen trabajo de su coestrella, Javier Ortíz.

“He quedado sin palabras, por el planteamiento, sin palabras por el desarrollo y sin palabras por el final de la película”, dijo una estudiante de bachillerato en la posterior sesión de preguntas. El público estaba imantado, varios asistentes confesaron que estaban distantes del cine, pero que esta película les devolvía las ganas de ver más. Incluso una religiosa, bastante conmovida, les dijo “a partir de hoy estarán en mis oraciones”. La intervención del equipo concluyó con Liao Xuan cantando un fragmento de una emotiva canción presente en la película, a petición de uno de los jóvenes asistentes.


Al ser consultada por EL BAR DE JUAN a la salida del Centro de Convenciones, Yuslay Rodríguez, estudiante de 11º del Colegio Madre Gabriela de San Martín, afirmó: “Me gustó mucho la película. Porque nos enseña que no importa la clase de idioma que hablemos. Lo importante es estar conectados”.

octubre 22, 2012

NAUFRAGIOS Y DESPOJOS DE RAFAEL DUSSÁN



Este jueves, 25 de Octubre, Alonso Arte Galería presenta la más reciente Obra de Rafael Dussán en una muestra titulada “Naufragios y Despojos”.

“La exposición surge de una invitación del galerista Alonso Restrepo, con quien desde hace años nos une no solo una amistad sino una curiosidad por la historia”, explica Dussán en su taller de Cartagena de Indias, frente al mar.

“Alonso me sugirió volver a trabajar sobre las maderas, material que había usado durante mi primer período en Cartagena (1998-2001). Esa sugerencia coincidió con un sentir personal que se venía despertando al volver a vivir en Cartagena en 2010 después de varios años en Europa”.

Por su parte, Alonso Restrepo, comenta en su galería de Bogotá: “Como al final todos somos náufragos y colectores insaciables de recuerdos, invité al amigo y artista Rafael Dussán a buscar juntos en una orilla de nuestro Caribe y recoger lo que el mar regurgita; lo que nos entrega y lo que trae la impronta de su labor y el alma de su misterio”.

“De esta manera se unieron dos pasiones en mi proceso creativo”, dice Dussán, “la primera el material y soporte, las maderas arrojadas por el mar y en segunda instancia el tema de lo histórico, una constante a lo largo de mi obra. El elemento que permite el encuentro entre ellas es el dibujo”


La luz de Cartagena

“El hecho de volver a vivir en el Caribe, después de varios años, fue otro motivo de inspiración para esta obra. Vivo frente al mar de Cartagena de Indias, con el cual tengo un contacto prácticamente diario. Adoro esta ciudad paradójica, contradictoria, en medio de su belleza y de su historia”, asegura Dussán.

En alguna de muchas tertulias a lo largo de los años de amistad, Alonso le sugirió a Rafael la lectura del libro “Geografía histórica, estadística y local de la provincia de Cartagena, República de la Nueva Granada, descrita por cantones”, de Juan José Nieto.

Después de recordar muchos pasajes de nuestro acontecer histórico, los dos pensamos que sobre esas maderas rescatadas - que en una u otra forma navegaron - había que esculpir y dibujar algunas gestas, triunfos y fracasos, para dejar en ellas lo que en páginas escritas habíamos descubierto: recuerdos del Almirante Colón, de Don Pedro y Don Alonso de Heredia, de Juan de la Cosa, de la bella Catalina… y como última estrella inmarcesible la gloria de Bolívar”, concluye Restrepo.

“Trabajar sobre maderas arrojadas por el mar, tiene ya en sí  mismo todo un contenido simbólico y alegórico”, cuenta Dussán. “Maderas pulidas y esculpidas por el agua y por el viento, y por la sal y por el sol. Maderas que vienen por el río Magdalena, en su mayor parte, realizado un largo viaje desde los múltiples paisajes de Colombia. Nunca podremos saber de dónde venían… pero si sabemos que llegaron por el mar. Como los primeros exploradores europeos. ¿Qué mejor que estas maderas llenas de historias para expresar la historia, para dialogar sobre su materia como soporte noble y hermoso a través del dibujo?, se pregunta.


Curación y diálogo

Para lograr la exposición que presenta el artista colombiano, nacido en Bogotá, fue fundamental preparar el material, llevar un proceso de curación cuidadosa. Desde el lavado con agua dulce y secado a la sombra y al sol, junto a otros apasionantes oficios que exige la madera. “He tenido que dialogar con sus formas, interpretarlas, sacarles su belleza implícita, realizar ensamblajes para poder crear formas nuevas… en continuo diálogo paralelo con el material escrito y cinematográfico que me ha servido como referencia. De estos diálogos y encuentros han surgido las obras y sus dibujos”, explica Dussán.


La huella de Colón

El trabajo de investigación para llegar a “Naufragios y Despojos” le permitió también a Dussán reencontrarse con la inagotable figura de Cristóbal Colón: “Cuando miraba en internet un material fabuloso sobre los cuatro viajes de Colón me enteré que en su último viaje naufragó en la hoy llamada isla de Jamaica. Permaneció allí casi un año esperando ayuda y rescate desde la isla de La Española donde no lo querían  y le estaba prohibida la posibilidad de desembarcar. Ver este personaje que termina sus últimos años derrotado y sin reconocimientos justos a su viajes que marcaron el cambio radical de la historia universal, me hizo pensar aún más en esta sensación del naufragio, de la muerte y la derrota, como aquella que vivieron los habitantes de estos mundos conquistados por los europeos. Porque el naufragio conlleva el despojo, estos cambios inevitables de la historia también suponen esto, pero no solo fueron despojados los indios de sus tierras y sus creencias, también se despojaron entre ellos los conquistadores”, asegura Dussán.

A pesar de su profundo interés por la Historia, Dussán sabe que su abordaje no pretende ser académico. A él simplemente lo que lo mueve la búsqueda del origen, el llegar a comprendernos como americanos y colombianos. “Entender y conocer nuestras raíces. Saber que venimos de allí, de ese encuentro de mundos del cual somos hijos. Pero más allá de un contexto de culturas y países, está lo que humanamente conlleva el naufragio y el despojo. Son componentes implícitos de nuestra naturaleza humana, llamada por el ciclo de la vida al despojo radical y al naufragio de tantas cosas que consideramos eternas e imperecederas, pero que no lo son y hacen parte de lo impermanente y mutable de la vida”, concluye Dussán.


El resultado es una exposición que no dejará indiferente a nadie. Por sus esculturas en madera extraída del mar para ser dibujada con rigor poético. La Obra de Dussán en diálogo con las narraciones de Cristóbal Colón, Juan José Nieto y Tzvetan Tódorov; pero también con la pintura de Francisco de Goya y Diego Velásquez; y con el Cine de Werner Herzog y de Ridley Scott. En resumen: una obra contemporánea. A lo mejor estamos ante el principal artista del barroco postmoderno.

La muestra estará abierta hasta el 25 de Noviembre en Alonso Arte Galería, Calle 85 No. 11-53 Int. 2 Bogotá, DC.

Contacto: 3212624231 (Juan Carlos Ensuncho-Bárcena)

octubre 21, 2012

Prohibido besarse los domingos



Parecen salidas del catálogo de extravagancias de un escritor inglés de finales del XIX, pero no. La fuente se puede consultar: página 6 de la revista CROMOS del 13 de febrero de 1943, cuando aún la revista era algo distinto a material de peluquería. La crónica fue escrita por Dick Hyman y traducida especialmente para el semanario.

Se titula “La cosa tiene gracia, pero la ley es así” y es un conjunto de leyes que nos hablan del espíritu conservador y, en algunas ocasiones, retardatario de la sociedad estadounidense. De paso, nos recuerdan el carácter temporal de las normas.

Comienza con una perla digna de poeta surrealista: “Prohibido abrir o cerrar una sombrilla en presencia de un caballo”. Al parecer era considerado descortés o peligroso asustar al noble animal. La siguiente restricción no la hubiera aceptado fácilmente un expresidente colombiano ni sus seguidores: “Prohibido escuchar conversaciones ajenas, aunque sea en un idioma que usted no entienda”.

Al parecer en esa época los cazadores no respetaban lugares sagrados porque estaba “Prohibido cazar conejos y liebres en el cementerio”. Y los apuros domésticos se debían resolver de día: “Prohibido vender joyas de familia después de la puesta de sol”.

En Norman (Oklahoma) no hubieran podido sobrevivir los amantes dominicales que se dan demostraciones públicas de cariño en parques o plazas, porque estaba “Prohibido besarse los domingos”.

En Carolina del Norte no hubiera sido posible la proliferación de malos cantantes de la actualidad. Si esta norma continuara vigente nos hubiésemos salvado del tropipop y del reggaetón: “Prohibido cantar fuera de tono”.

Michigan no era un estado apto para feministas porque si una esposa trataba de abandonar el hogar, “su esposo tenía derecho a quitarle la ropa”. No sabemos si se refería a la que llevaba puesta o a la que tenía en el armario.

En Sterling (Colorado) la ternura conyugal no era bien recibida, pues “Los jóvenes esposos deberán abstenerse de besar a sus esposas mientras duermen, porque pueden ser demandados ante los tribunales”.

A cambio de semejante prohibición, más de un esposo estaría de acuerdo con la norma que era vigente en aquel momento en Maryland: “La mujer incurre en delito si revisa los bolsillos de los trajes de su esposo mientras este duerme”. “Esta ley probablemente nunca sea revocada”, nos dice el cronista.

También nos cuenta Hyman que en Massachussetts se dictó una ley “verdaderamente tonta algunos años atrás que nunca fue transgredida. Prohibía que un hombre se casara con su suegra”. Y prosigue: “También es ilegal allí que las mujeres salgan a la calle con el rostro pintado”. No nos aclara si se trata de maquillaje o disfraz. En Boston, capital del estado, “es un verdadero crimen silbar a un actor y es ilegal conceder premios de bridge”.

Mientras tanto en Yuma (Arizona) a los niños que robaban frutas o verduras se les obligaba a tomar aceite de ricina y en McPherson (Kansas) estaba prohibido jugar a las bolitas. Según una ley antigua de Virginia, no era buena idea ser niño por esa época. “A los chicos recalcitrantes y que faltan tres domingos a misa, se les condena a muerte”. En Salem, famoso por sus brujas, “está prohibido vender dulces a los chicos en la puerta de la Iglesia, sea de mañana o de tarde”.

En Los Ángeles (California) existía para la época una ley que bien merece una película: “Prohibido dormir en el lecho del río”. Nos dice Hyman que “nunca ha sido violada porque hacen falta sábanas flotantes e impermeables”. A propósito de ríos, en Louisville la gente era castigada si trataba de matar peces con arco y flechas o si se ponían detrás de una mula “sin antes haberle dirigido la palabra al animal, cosa que debe hacerse en tono de voz conciliador”.

Pero no se piense que todo en aquellos tiempos era conservador en la unión de Estados. En 1934, en Kentucky se aprobó un proyecto de colonia nudista, en el que se estipulaba que todos sus miembros “debían ser revisados regularmente por una comisión compuesta por legisladores”.

“En Florida se prohíbe romper más de tres platos diarios”, norma ideal para la economía doméstica. “En Joliet será encarcelada toda mujer que se pruebe más de seis trajes en una misma tienda”, muchos dependientes de almacén votarían de nuevo esta norma. “En Spencer (Iowa) está prohibido decir piropos callejeros”, muchas mujeres de hoy estarían de acuerdo. “En Jhayer está prohibido ofrecer más de un baile mensual en su hogar”, ¿cómo harían mis paisanos caribes para sobrevivir allí?

“En Oqden está prohibido hacer picnic en el cementerio”, ¿a quién se le ocurriría semejante despropósito? “En Willacoochec (Georgia) existe una ordenanza que prohíbe que hombres y mujeres se citen para después de las 12 de la noche”, ¡pobres amantes clandestinos de la época! “En Evansville (Indiana) no se puede vender queso hamburgués los domingos”. A lo mejor el fabricante de otros quesos impuso esta norma, tal como lo siguen haciendo en la actualidad “los hombres de negocio” para favorecer sus productos.

“En Peplar (Missouri) está prohibido afeitarse en las horas del día”, ¿cómo carajo se enteraban en qué momento se afeitaba uno? “En Nebraska se prohíbe estornudar en público”, en la actualidad mucha gente estaría de acuerdo. La que muy poca aceptaría es la siguiente: “En Carolina del Norte las camas gemelas de los matrimonios deben colocarse entre 60 o 90 centímetros”. Al parecer, durante la aplicación de la ley hubo muy pocos embarazos. “En Alabama el esposo puede castigar a su cónyuge con un bastón ‘no más grueso que el pulgar’, pero la ley no dice nada respecto a la longitud del mismo”, atroz medida que seguro no duró mucho tiempo para ser extirpada.

El cronista va un poco más lejos de las fronteras norteamericanas y cita un par de normas vigentes en otros países: “En Egipto está prohibido adelantar los relojes sin permiso especial”. Mientras que “En Italia está prohibido casi todo, excepto morir”. Recordemos que Europa tenía al mundo en ascuas con la Segunda Guerra Mundial y los países más repudiados en América eran Alemania e Italia.

Pero no sólo la crónica de Dick Hyman es lo hilarante en aquella edición de CROMOS. Lo es también la publicidad.  Cito solo un ejemplo: “Para aliviar el malestar de un catarro use gotas nasales PENETRO, el bálsamo poderoso”.

Por Juan Carlos Ensuncho-Bárcena

septiembre 28, 2012

Nora Lezano, el ojo del rock latino


I

Es sexy. Aunque ella no pretenda serlo, ni se defina así. Quizá le moleste un poco ser descrita de esta manera. Pero lo es. Sus labios se expresan, incluso cerrados. Su cabello corto le da un aire de diva intelectual. No se maquilla. Viste chaqueta de jean, pantalones sueltos. En definitiva: una rockera. Como cualquiera de sus amigos de Argentina. Es Nora. La fotógrafa de Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, Luis Alberto Spinetta, entre muchos otros. La que puede capturar un instante de intimidad de una celebridad, con la naturalidad que le permiten su prudencia y fidelidad.


II

Tiene una página en Facebook con más de 3000 fans desde donde responde comentarios. Tiene una página web (www.noralezano.com) en la que se puede ver una antología de sus trabajos. No usa Twitter, sólo correo electrónico. Vive en Buenos Aires, Avenida Independencia, cerca a la calle Combate de los Pozos. Desde hace 15 años trabaja para el suplemento Radar del prestigioso diario Página 12. Es su propia editora.


III

Su voz es dulce, delicada, aterciopelada. Se abre cuando entra en confianza. Nació en Baires, el 24 de febrero de 1970. Creció en Tapiales, sector de casas bajas, con gente sentada en la calle, cebando mate. Tuvo una infancia sin contacto con cámaras de ningún tipo. Cuando llegó el momento de ingresar a la universidad escogió Biología. Pero cuando tuvo la libreta universitaria en sus manos, vio que era “un pasaporte a morir de hambre, a aburrirme toda la vida”. Y lo rompió. “Hace poco, en plena mudanza, abrí una caja en la que estaban los apuntes de la Facultad… los eché a la basura”.


IV

Su historia con la fotografía comenzó un día de Universidad, cuando una amiga le propuso hacer un curso. Se anotaron. Su amiga tuvo un problema y no pudo inscribirse. Ella sí.  Se compró una Minolta, básica. Era un curso básico. Terminó el curso. Llevaba la cámara a los recitales de rock, volvía a casa, revelaba. Si le gustaba alguna foto, iba al siguiente recital del grupo o músico y le obsequiaba las fotos.


V

Entró a trabajar en una dependencia del gobierno de la ciudad. Era una empleada administrativa, se aburría un poco. Pidió el paso a la parte de prensa, primero como archivista. Cuando sus jefes lo consideraron comenzó a fotografiar a la gente del gobierno. Pero seguía aburrida, quería más.


VI

Un día cualquiera, en su oficina suena el teléfono. De una revista la llaman para hacer unas fotos a Charly García y Mercedes Sosa. Alguien había valorado su trabajo. No puede creerlo. Va al hotel, asustada. Su escudo: la cámara. En el lobby se topa con Charly y Mercedes, dos de sus ídolos. Suelta el llanto. Incontenible. Seca sus lágrimas. Los besa. Se ponen de acuerdo. Obtura. Entre una foto y otra piensa en lo privilegiada que es. Está a punto de reventar de la emoción. Al final de la sesión, Charly le pide su número. Todos se sorprenden. Ella se lo da, algo escéptica.


VII

Otro día cualquiera vuelve a sonar el teléfono. “Te llama Charly García”, le dice su jefe. Ella se pone al teléfono, incrédula. Esperando la voz de un amigo al otro lado de la línea. Pero no. Es Charly. La invita a su casa para que le haga unas fotos. Ella acepta. Le dice a su madre que la acompañe, no es para menos. Van al edificio donde vive uno de los padres del rock nacional, le pide a su madre que la espere abajo. Que si no sale en 15 minutos llame a la policía. Charly la recibe, encantado. Está de buen humor. Le explica un poco lo que quiere hacer. Ella entra en confianza. Se inventa una excusa para bajar al primer piso. Le cuenta a su madre que todo está bien, que puede regresar a casa. Se queda a solas con el chico más feroz de Buenos Aires. Ella obtura y obtura y obtura. En una de esas Charly le pregunta: “¿Tendrías problemas en tomarme fotos desnudo?”. Ella se sonroja. Pero recuerda su escudo y le dice: “Ninguno”. Charly se desnuda. Ella obtura. Se hacen amigos. Ahora tenía suficientes motivos para renunciar a su escritorio de empleada. Lo hace y se dedica al trabajo editorial. Lo primero “serio” que hizo con la fotografía fue la portada de un disco.


VIII

Después de Charly vino Calamaro. Se juntaron, se hicieron amigos y comenzó a hacerle fotos. Algunas emblemáticas para la carrera del músico. Una noche, Andrés la invita a un recital en un recinto rockero de los noventa. Están en el camerino. Y llega un flaco, sexy, de larga cabellera. Los presenta, con nombre y apellido: “Fito Páez, ella es Nora Lezano. Nora Lezano, él es Fito Páez”. Y surge otra amistad. Fito le pide que le haga unas fotitos. Se hacen muy amigos, todavía se ven de vez en cuando. Recuerda haber visto con él “No country for old men” de los hermanos Cohen. Mantienen el contacto, vía e-mail.


IX

De una lista va tachando, uno a uno, los nombres icónicos del rock argentino. La llaman los chicos de “Ilya Kuryaki and the Valderramas” para que les haga unas fotos. Se hacen amigos, andan juntos. Una noche de esas, al volver a su casa, encuentra un mensaje en el contestador: “Hola Nora. Soy Luis Alberto. Le pedí a Dante tu número. Quisiera hacer unas fotos contigo”. Para el flaco Spinetta hizo, entre muchas otras, la famosa foto de su disco “Silver Sorgo” en la que aparece fumándose un pucho, con atuendo árabe. Dos días después de la muerte del flaco, en febrero pasado, publicó en Facebook una foto de él, con una nota: “No habrá silencio, porque siempre habrá una voz”.


X

“Es un regalo de la fotografía el haber conocido a tanta gente hermosa. Siempre he sido independiente. Me mueve la intuición. Eso me parece lo más valedero. Sin ninguna pretensión, sin querer ser la Gran Fotógrafa. Me gustaría exponer en galerías, pero en Argentina el retrato no es considerado arte contemporáneo. No importa tu trabajo, importa si estás de moda. Me gustaría, también, publicar un libro de fotos, grande, con papel increíble, como los de Richard Avedon. Pero aún no se ha podido, tal como quiero”.


XI

Es domingo. Está almorzando en casa de sus padres, como de costumbre. Suena su celular, ella contesta. “Hola. Soy Gustavo Cerati. Mucha gente me habló de vos, quiero conocerte”. Ella no se lo cree. Piensa que es una broma de otro amigo. Pero al explicarle que necesita unas fotos para le prensa de su álbum “Bocanada” y al sentirle aquella voz inconfundible, comienza a llorar. Sus padres se preocupan. Su única hija los tranquiliza con un gesto. Ellos siguen almorzando, ella ve todo como en una película. Él le pide que se vean en su oficina, esa misma semana. Por la mente de ella pasan algunas imágenes. Se recuerda a sí misma, adolescente, de pie, esperando a que Cerati – por aquel entonces líder de Soda Stereo -  entrara a su casa, sólo para verle un instante. Ahora está hablando con él por teléfono, haciendo una cita. Acepta. Cuelga y llora de nuevo.


XII

Se ven en un estudio que ella alquila. Obtura cientos de veces. Revela. Le lleva las fotos a la oficina. Cerati pasa y repasa las imágenes, en silencio. Ella está nerviosa. Él termina de verlas, le dice: “Es la primera vez que me reconozco en fotos” y le besa las manos. Nunca nadie le había dicho eso. Queda contratada para seguirle haciendo fotos. Durante muchos años. Incluso hasta “Fuerza Natural”, fotos que tomó en la casa de campo de Cerati, en Uruguay. Quedaron en que ella dirigiría dos videos de su disco, pero pasó lo que pasó. Ahora que Cerati está en coma, ella suele visitarlo en el hospital, le habla, le escribe poemas y le hace dibujos en su libreta marca “Rivadavia”.


XIII

“Buenos Aires es la ciudad de la furia, sin duda. Nunca duerme. Por eso es agotadora, también. De vez en cuando necesito escapar, al campo, para recargarme”, afirma con acento porteño. Pero ella, Nora Lezano, no es sólo una fotógrafa, también escribe. “Hace poco pensé que debía editar mis escritos y se los pasé a Fito. Él los leyó y me dijo: “Esto no puede quedarse en un cajón, Nora. Hay que publicarlo. Me ofrezco para el prólogo”. En eso estamos. Viendo a ver quién se anima a publicarlo”, dice sonriendo. En cuanto a sus gustos musicales, no todo es rock. “Me encanta el bolero, especialmente Javier Solís, desde chiquita”. Su más reciente descubrimiento literario es Álvaro Mutis, está fascinada con las aventuras del gaviero. “Me encantaría fotografiarlo”. Sospecho que al escritor también le encantaría que Nora le hiciera unas fotitos.

septiembre 09, 2012

Mario Ramos Castro sigue detenido en Bogotá


Mario Ramos con su hija, en su ofcina

El caso de Mario Ramos Castro todavía tiene mucha tela por cortar. Según pudo establecer EL HERALDO, el presunto implicado en el atentado terrorista contra el exministro Fernando Londoño, quedó libre la noche del viernes pero inmediatamente fue recapturado por un proceso de homicidio pendiente. Se encuentra en los antiguos calabozos del DAS.

Caracol Radio informó que la Policía había señalado que la bomba lapa que pusieron sobre el carro del exministro Fernando Londoño había sido trasladada de Cali a Bogotá en un trasteo familiar; después la Fiscalía señaló que fue traída en una moto por el expolicía sucreño. Las pruebas en su contra en el caso del atentado terrorista no tienen la suficiente contundencia, sin embargo Ramos Castro seguiría vinculado a la investigación.

Las razones que llevaron a las autoridades a recapturar a Ramos son las que lo relacionarían con el homicidio de Rosa Virginia Banquez Díaz. En versión libre realizada hace un año por Wilson Anderson Herrera Rojas, alias ‘Gafitas’, aseguró que el 5 de agosto de 2003, Mario Ramos Castro, agente activo de la Sijín en ese momento, mandó a asesinar a su compañera sentimental Rosa Virginia Banquez Díaz, porque al parecer lo iba a demandar por inasistencia alimentaria, lo que lo perjudicaría en su trabajo. Para ello le pidió de manera insistente a Ángel Berrocal Rocha alias ‘Gocha’ que lo ayudara con su muerte. El crimen lo habría cometido alias ‘El Peluca’. Los tres han testificado contra Ramos.

“Gafitas siempre le ha tenido rencor a Mario porque fue capturado por él por porte ilegal de armas. Esa es la razón por la cual lo quiere implicar en la muerte de la mamá de una de sus hijas. Después de eso le hizo un atentado en Sincelejo”, señaló Alexandra Deulofeut Madera, actual esposa de Ramos Castro.

Según Alexandra se demostró que su esposo no tiene nada que ver con el atentado al exministro Londoño. Incluso dice tener pruebas contundentes de la inocencia de Ramos Castro. “Ese día, 15 de mayo, Mario estaba en el lanzamiento de PROSEGUR – antiguo VIMARCO - en un sitio llamado Tacasuán de Montería. Hay más de 200 vigilantes de testigos y fotos del evento”, asegura. Sin embargo, las fotos que dice tener están extraviadas. “El día que capturaron a Mario me incautaron el computador y me hicieron un allanamiento. Tenía unas copias en una USB pero la tengo perdida”, afirma confundida.

Mario y Alexandra se conocieron en Sincelejo en 2002, cuando él era policía y ella estudiante de Fonoaudiología de la Universidad de Sucre. Se enamoraron y, posteriormente, se casaron el 10 de diciembre de 2004 en San Marcos. Tienen una hija llamada Tania va cumplir 4 años en noviembre y esperan otro hijo para fin de año. Pero no son los únicos de Mario. Según Alexandra, su esposo tiene dos hijas, de 17 y 15, en Zarzal (Valle), cuya madre es policía activa. “Creo que se conocieron en Bogotá, su primera hija nació allí. Cuando lo trasladaron a él a Sincelejo, ella pidió traslado también. Allí tuvieron a la segunda. Después se separaron y ella se fue a vivir al Valle. Él ha ido a visitarlas, pero hace 5 años que no va a Cali”, asegura.

Después de separarse de la madre de sus dos primeras hijas, Mario Ramos Castro conoció a Rosa Virginia Banquez Díaz (QEPD) y tuvo a su tercera hija, Ana Teresa. “Mario tiene excelentes relaciones con la familia de Rosa Virginia. La niña ha sufrido mucho con la noticia de estos días”, afirma su actual esposa.

Mario Ramos y su esposa Alexandra Deulofeut

Su pueblo lo apoya

Hay conmoción en San Marcos, Sucre. Los que conocen a Mario Arturo Ramos Castro en su pueblo no se explican lo sucedido. Para todos ha sido una sorpresa verlo vinculado como autor intelectual y material del atentado terrorista contra el exministro Fernando Londoño, ocurrido el 15 de mayo pasado en Bogotá.

En las esquinas y corrillos del pueblo no se habla de otra cosa. Recuerdan a Mario Arturo como el compañero de clases en el colegio público de bachillerato, como el jugador de fútbol que se hizo policía. En “La Perla del San Jorge” se recuerda a su padre, Armando Ramos (QEPD) como una persona muy conocida porque manejaba un bus Sincelejo-San Marcos. Una prima suya, Mildred Ramos Otero, fue la primera alcaldesa de San Marcos en el período 1995-1997.

EL HERALDO habló con el profesor Miguel Ramos Castro, hermano de Mario. “Estamos sorprendidos con la noticia. Y seguros de que Mario es inocente. Tan pronto vio su foto en el noticiero me llamó llorando. Le recomendamos que se entregara a las autoridades. Estaba haciendo contactos con el Obispo y el Defensor del Pueblo de Montería cuando lo capturaron”, comenta vía telefónica.

Su hermano afirma que Mario trabaja con una empresa de seguridad en un cargo directivo desde hace varios años. “Antes estaba en Sincelejo y el año pasado la empresa lo trasladó a Montería. El fin de semana pasado estuvo acá en San Marcos con su esposa, Alexandra, y su hija de dos años, Tania. Se casaron acá en San Marcos hace más de dos años y están esperando un segundo hijo. Alexandra tiene cinco meses de embarazo”. Sobre la supuesta implicación en el homicidio de Rosa Virginia, Miguel dice: “Eso es falso. Mario no ha tenido otra esposa”.

Los Ramos Castro son siete hermanos. Uno vive en Sincelejo, otro en Bucaramanga y cuatro más en su pueblo natal. Su mamá, Candelaria Castro, está muy afectada con lo sucedido. “Llora todo el día. Nosotros le decimos que tenga fe en que todo va a salir bien”, asegura Miguel.

Mario y su hija en el puente en construcción sobre el río San Jorge (San Marcos)

Reacciones en internet

Antes de que eliminaran su perfil ayer, Mario Ramos Castro tenía 152 amigos en Facebook. En la foto de portada sonríe, cargando a su hija Tania, en el puente en construcción sobre el río San Jorge. Es una imagen que contrasta con las lágrimas que se le ha visto derramar por la televisión, tras conocerse su vinculación con el fatal atentado. “Su expresión de congoja al momento de la captura no parece la de un criminal”, dice una sicóloga consultada por EL HERALDO.

Sus amigos en otras ciudades del país emiten su opinión, vía Facebook. En el grupo “El pueblo más feliz del mundo” se puede leer algunas opiniones al respecto. “Dios quiera que sea una equivocación o algo así” dice José Miranda Cermeño. “Total solidaridad con la familia Ramos, ojalá esto se aclare”, dice Maykell Angulo. “Amigo: ten fe en que saldrás de esta. Tus amigos estamos contigo”, dice Sandra Vayena. “Dios quiera que se aclare esto rápidamente. Tengo fe que todo va a salir bien. Solidaridad contigo y tu familia”, dice Diana Huertas Arrieta.

José Miranda Cermeño recuerda que Mario perteneció a la SIJIN, institución de la cual fue desvinculado. “La última vez que chateamos fue hace cuatro meses. Me dijo que tenía una niña. Según me contó un primo que trabaja conmigo (en Bogotá), unos días antes del atentado Mario estuvo en mi negocio de comunicaciones vendiendo una BlackBerry”, afirma Miranda.

Al respecto dice su hermano Miguel: “Eso es falso. Mario no ha ido a Bogotá. La empresa en la que trabaja no le ha dado vacaciones todavía. Él sí perteneció a la SIJIN, durante 15 años, pero salió de allí, no sé por qué”.

Nelson Támara, por su parte, dice que son amigos desde la niñez, vivían en la Calle del Carmen. “La ultima vez que lo vi fue hace como 15 días, en San Marcos. Pasó por mi casa a saludarme, como siempre lo hace cuando va de visita al pueblo. Tiene una bonita familia, sé de su trabajo como Jefe de Operaciones de una empresa de seguridad en Córdoba. Y ha tenido un desempeño sobresaliente. Por eso me da tristeza ver como dicen que está siendo investigado por el asesinato de su esposa. No lo creo capaz de eso”, remata Támara desde Bucaramanga.

Morgan Sierra lo identifica como un gran amigo y que no logra creer lo que le está pasando. “Estuvimos juntos en la infantería de marina, teníamos muy poca comunicación. Sé que después estuvo en la policía. La noticia me ha tomado por sorpresa”, comenta Sierra desde Bogotá.

Desde Cartagena, José Eduardo Lozano dice que no precisa cuando fue la última vez que lo vio. Cree que durante las corralejas de diciembre. “Era buen futbolista. Lo recuerdo en el Colegio Nuestra Señora de Lourdes, todos los sábados de la infancia. Incluso jugamos en Sincelejo y Montería. Es un gran amigo, servicial, una persona de bien, con muchos valores. Tampoco se pelaba una miniteca. En fin, solo espero que sea un error y pueda salir bien de esta situación. Me uno a los mensajes de apoyo y solidaridad con él y su familia”, concluye Lozano.

Según informó Caracol Radio, Ramos Castro cuenta con dos abogados privados, a diferencia de los otros capturados por los mismos hechos, que fueron defendidos por un abogado público. Alexandra, esposa de Ramos Castro, lo confirmó en diálogo con EL HERALDO: “Es cierto. Hemos hecho un gran esfuerzo familiar para enviar a Bogotá al doctor Jairo Restom, abogado de Sincelejo que Mario contrató desde el año pasado para que lo defendiera de las acusaciones en su contra por el caso de Rosa Virginia y en Bogotá está el doctor Osvaldo Ortiz, a quien todavía no le hemos pagado por sus servicios". Al respecto, su hermano Miguel dice: “Estamos recopilando pruebas y recogiendo plata para pagarle al abogado”.

Quien esto escribe también recuerda a Mario. Con una escena en particular. Era 1986. Jugábamos una final del campeonato intercolegiado de microfútbol en el polideportivo del barrio la Trinidad. Las tribunas estaban llenas. Nos fuimos a penaltis. Me correspondió cobrar de último, Mario era el portero del equipo contrario. Las imágenes en la memoria son en cámara lenta. Pongo el balón. Cobro. Gol.

Durante muchos años no lo volví a ver. Lo último que recuerdo de él, antes de la fatal noticia, es haberlo visto como Policía. Es muy difícil enterarse de que alguien que conociste en tu infancia esté vinculado a un proceso de semejante trascendencia. Nunca ha sido fácil entender los móviles de un crimen. Ahora lo único que espero, como tantos amigos suyos del pueblo, es que sea una equivocación o una confusión de la Fiscalía.

Y que la vida no le haga más goles a Mario Arturo.

Por Juan Carlos Ensuncho-Bárcena