marzo 22, 2011

La Reina Sofía en Tiempo Real



Martes

18.50

El director del periódico le da el visto bueno a su propuesta. Una parte de él se asusta, por la exigencia del tema. Otra agradece sonriente, por la oportunidad.

19.01

Entra a un lujoso hotel del centro de la ciudad. Pregunta al conserje por la visitante. No sabe nada. Le recomienda ir al otro hotel lujoso del centro.

19.34

Se encuentra con algunos colegas, a la espera. Saluda. Se ubica. Detalla la distancia a la que se encuentran. “Por disposición de la Presidencia”, dice uno de ellos. Un grupo de damas argentinas preguntan a quién esperan. Ante la respuesta, se emocionan y sacan sus cámaras.



19.36

Llega una caravana de policías, escoltas y carros blindados. Los periodistas preparan sus cámaras. Ella desciende de una camioneta negra. Flashes van, flashes vienen, pero sólo el fotógrafo Óscar Díaz ha obtenido la imagen, gracias a su poderoso teleobjetivo. Los demás decidimos esperarla a la salida.

19.50

De una furgoneta bajan y bajan maletas. El equipaje es numeroso y variado. Dos hombres se encargan de recibirlo, con la ayuda de dos empleados del hotel y un miembro de la seguridad.



20.34

Los periodistas conversan, sentados en una banca frente al hotel. “Es la segunda vez que la veo”, dice Aroldo Torres, camarógrafo de Noticias RCN. “La primera vez fue en el 2004, con el Rey Juan Carlos, en la Escuela Taller de Getsemaní. Esa vez tuvimos acceso, buen ángulo, tiempo suficiente. No tuvimos problemas. Uno se pinta al Rey con la corona, pero acá estaban sin ella. Ambos se dirigieron a nosotros, con amabilidad”. Mientras tanto, el veterano fotógrafo Manuel Pedraza: “Es la tercera vez que veo a la Reina Sofía. La vez pasada fue en el Congreso de la Lengua Española, en 2007, en compañía del Rey, saliendo para el almuerzo en el Museo Naval”.



20.39

La fotógrafa de El Tiempo, Yomaira Grandett, saca la lengua. Repite el gesto que le hizo el escritor Gabriel García Márquez en el marco del Foro Iberoamericano, en noviembre de 2004. A Maruja Parra, fotógrafa de El Universal, no le gusta ser retratada. Cubre su rostro. En 2007 fotografió a los Reyes junto a Bill Clinton y a García Márquez.



20.49

Periodistas y fotógrafos se ubican nuevamente en el sitio indicado por la seguridad. La encargada de prensa de la Casa Real les ha sugerido que saluden a la Reina de “Su Majestad” para que ella les corresponda el saludo.


20.55

Su Majestad sale del hotel. Se ha cambiado de ropa. Ahora luce de negro, lista para la cena que le ofrece la Primera Dama de la Nación, María Clemencia Rodríguez de Santos, en la Casa de Huéspedes Ilustres. Responde al saludo de los periodistas. Posa para ellos. Sube a la camioneta.



20.57

Manuel Pedraza y Yomaira Grandett examinan las fotos tomadas. Intercambian opiniones. Maruja Parra llama a su director a decirle que tiene la foto. Parece que ya la página está lista, con la foto de Óscar Díaz. Maruja siente que perdió el tiempo. Pero no se pone triste, sabe que así es este oficio.






Miércoles

7.30

Llama al jefe de prensa de la Alcaldía Mayor de Cartagena de Indias a preguntarle si hay transporte disponible para llegar a la Institución Educativa Jesús Maestro, Sueños y Oportunidades. Le dice que sí, pero que ya van en camino.

7.45

Espera un taxi frente a las playas de Marbella. Todos pasan ocupados. Una camioneta grande le hace cambio de luces. Bajan el vidrio. Don Argemiro Bermúdez y su hijo –Argemiro Rafael- van a una consulta médica en el Pie de la Popa. “Me sirve”, les dice.

8.07

Toma un taxi en la avenida Pedro de Heredia. Conduce Bernardo Orozco, de San Estanislao de Kostka (Bolívar). Le lleva por la vía más rápida y cómoda. En el camino le cuenta que ha estado tres veces al borde de la muerte, dos por una úlcera implacable y una por un acto violento. Pero ha salido adelante, “con la ayuda de Dios”. Tiene dos hijos, “que son la vida mía”, afirma.

8.32

“La Reina tiene esto alborotao”, dice una señora del barrio, frente a la Peluquería REY. Han llegado al inmenso barrio Nelson Mandela, después de pasar por el Mercado de Bazurto, María Auxiliadora, Escallón Villa, Plaza de Toros, Bomba del Amparo, El Socorro, Ternera, San Fernando, 11 de noviembre y La Sierrita. El primer cerco de seguridad les impide seguir. Se baja del taxi.



8.47

Camina tres polvorientas cuadras, pendiente arriba. El calor es sofocante. Una mujer delgada lleva a su padre anciano del brazo. Al frente del colegio, los vecinos y gente de otros sectores, se han reunido para conocer a la Reina de España. Un grupo de niños y niñas, entre las que están Eva Cassiani y Aderlis Correa, esperan emocionadas. Eva tiene 10 y cursa cuarto. Aderlis tiene 6 y cursa primero. No dicen nada cuando se les pregunta ¿qué quieres ser cuando seas grande? Sólo sonríen.



9.10

Llega la caravana. Policías en moto, en camionetas, dos carros negros blindados y una buseta con la comitiva oficial. La escolta real es numerosa y se despliega con eficiencia y elegancia. Se abren las puertas de los carros blindados y ella desciende. Saluda a los presentes. Los periodistas le gritan, bajo una palmera: “Su Majestad, Su Majestad, Su Majestad”. Ella sonríe.



9.25

Ha llegado acompañada, además de su corte personal, de la Primera Dama, quien una vez bajó del carro blindado se acercó a saludar a Eva y Aderlis. Llevan quince minutos al interior del colegio. Afuera sólo se escuchan los tambores y los aplausos. Sólo ha tenido acceso la prensa oficial de Presidencia de la República y la Agencia Española EFE. Mientras tanto, los periodistas toman agua, bromean, se refugian del sol. “La estamos recibiendo con mucho Amor y Paz, porque el objetivo es que se haga el alcantarillado. El proyecto está desde el año pasado y lo necesitamos urgentemente”, aclara la líder Nora Salcedo, detrás de la valla que ha dispuesto el operativo de seguridad. Se refiere a la donación de 8 mil millones de pesos que el Gobierno Español hará para construir el alcantarillado del barrio, que cuesta 16 mil millones. La otra mitad la aportará la Alcaldía Mayor de Cartagena de Indias.



9.38

Ana Villa y María Gómez están sentadas en unas sillas de plástico, conversando. En la terraza de su casa exhiben algunas mochilas colgadas de una cuerda. Tejidas por ellas mismas. A esto se dedican desde hace dos años, para sostener a sus familias. Están emocionadas con la visita de la Reina Sofía. “Lástima no tener una cámara para grabarla”, dice Ana.



9.43

María Torres está sentada a la mesa. Le ayuda a su pequeña hija Imalay Martínez a hacer un cartel para una exposición sobre el medio ambiente. “Los muchachos se emocionan con esta visita y eso les da voluntad para salir adelante”, dice convencida. Al lado suyo, atendiendo una chaza y leyendo la prensa, su esposo Nelson Martínez: “Bueno que la Reina conozca los problemas del sector. Así se siente comprometida moralmente a ayudarnos”.



9.57

“Lo que necesitamos en Nelson Mandela es que nos ayuden, es lo que nosotros queremos, el alcantarillado, pavimentar las calles. ¿Usted sabe lo que uno sufre aquí en el invierno? Eso es barro aquí a la rodilla cuando llueve. Queremos que nos ayuden. Y que sea un hecho”, dice una señora ante una cámara de televisión.



10.01

Sale la comitiva. La gente comienza a gritar. “Su Majestad”, “Un obsequio para la Reina”, “La queremos mucho”. Ella viene acompañada de la Primera Dama. Ambas saludan con la mano al aire. La Reina escucha que le quieren dar un regalo. Se aproxima. Los vecinos se aglomeran. Una mujer le entrega una pequeña mochila, con los colores de la bandera de Colombia. Ella agradece. Sonríe. Y se despide. “¡Ay mi paraguas!” se queja una señora. La caravana se aleja.



10.47

Manuel Pedraza conduce su automóvil. A su lado, la colega Yomaira Grandett. En el asiento de atrás, Wilfred Arias, coordinador fotográfico de El Heraldo. Yomaira recibe un mensaje en su teléfono: “La Reina se cayó dentro del colegio”. “Esa es la noticia”, piensa. Detalla las fotos. Se da cuenta que hay diferencias en las de antes de entrar al colegio y en las posteriores. En las últimas, las rodillas están sucias. “¿Será algo para contar?”, se pregunta.

11.35

Al llegar al Claustro de Santo Domingo en el centro histórico de Cartagena de Indias, nota algo diferente. Esta vez, además de los amables vigilantes que reciben al visitante, un grupo de policías custodia la entrada. La patrullera Lisa de la Espriella ordena una inspección de los objetos personales del cronista. Pasa la prueba. Le dejan situarse en la entrada, al lado de Maruja Parra. “Publicaron mi foto”, dice victoriosa.



11.38

Doris Isabel García llega al Claustro con la intención de entrar a las oficinas de la Embajada de España para hacer unos trámites. La patrullera le informa que no es posible por la visita de Su Majestad. Dora Isabel, de ciudadanía española por su padre, decide quedarse para saludar a la Reina.

11.41

De la pared cuelga un pendón. “Negros tenían que sé”, es el título de la exposición que va del 17 de marzo al 8 de abril. Su Majestad ha visto la muestra fotográfica y una demostración de Hip Hop por algunos jóvenes afrodescendientes.



11.43

Una religiosa con aura de Madre Superiora pasa por el frente del Claustro. Saluda. Bendice. Sigue su camino.



11.46

Doña Sofía, Reina de España, sale del Claustro. Le toma una fotografía. “Su Majestad”, la saluda Dora Isabel. Ella le extiende la mano. Luego le extiende la mano al cronista. “Un placer, Su Majestad”, besa su mano. Ella sonríe.



12.28

Un grupo de policías forma en el andén. Recibe instrucciones del encargado de la seguridad. Este les pide que se ubiquen a lo largo de toda la cuadra y en sitios estratégicos.



12.49

Una distinguida señora del barrio de San Diego, pasa inadvertida por el frente del hotel. Lleva sombrilla azul, camisa blanca, rosario al pecho.



12.52

Algunas pensionadas de la Universidad de Cartagena, en la puerta de entrada de la Caja de Previsión Social, bromean sobre la visita de la Reina Sofía. Advierten la presencia de “un francotirador” en la parte de arriba del edificio de enfrente. Una de ellas señala un ave de rapiña. Otra sonríe.



13.08

Un taxi arriba al hotel con un trío de músicos.



13.11

Un grupo de mujeres, vestidas para la ocasión, llega a bordo de la buseta de la comitiva oficial.

13.33

La caravana llega al Hotel-Casa Tcherassi donde la Reina Sofía degustará un menú especialmente preparado para ella, antes de irse al aeropuerto, rumbo a Quito. La agenda Real es agitada.



3 comentarios:

Antony Sampayo dijo...

Genial tu minuto a minuto de la visita de la Reina Sofía, Juan Carlos, y bien acompañados con unas excelentes fotografías.

Abrazos.

Juan Carlos Ensuncho-Bárcena dijo...

Gracias, hermanazo, por tus palabras. Simplemente soy un periodista, no un genio. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Bênçãos Juan! Muito bom, pode-se sentir os batimentos cardiacos de quem busca o angulo certo para divulgar a notícia! Saludos a ti e a Nana. Beijos desde Brasil