febrero 27, 2011

Abel


Pocas veces en el cine el humor es tan dramático, tan complejo, tan divertido. Con su ópera prima el actor y productor mexicano Diego Luna nos muestra que es muy capaz también detrás de cámaras.

Con la complicidad de su carnal Gael García Bernal y del gran John Malcovich como productores, Luna nos cuenta una historia familiar, sicológica, hondamente poética. Y para ello se vale de un personaje infantil magistralmente interpretado por Christopher Ruiz-Esparza. El guión es del mismo director y Augusto Mendoza.

El reconocido actor de películas como “Amores Perros”, “Y tu mamá también”, y “Nicotina”, “Frida” y “Milk” entre otras, parece decirnos que estaba cansado de las historias dedicadas a Caín. El abandono, los problemas de comunicación, los conflictos de pareja y el complejo de Edipo – asuntos universales - son puestos en escena en una barriada del México contemporáneo. Precisamente en ello reside la gracia de la película. Que vuelve local lo universal. Como toda obra que perdura.

Felicitaciones a Diego Luna y, desde ya, esperamos su próxima película. 

1 comentario:

Antony Sampayo dijo...

Comparto tus felicitaciones a Diego, Ensuncho, una buena película con un argumento bien llevado.

Un saludo.