agosto 11, 2006

Once de Agosto

Hoy es un día especial para mí por cuatro razones. La primera de ellas es que celebramos once meses de estar juntos, Adriana y yo. La segunda es que hoy comienzo un nuevo año maya: ayer fue mi cumpleaños 44 según las cuentas del Tzolkin. La tercera razón es que hoy comienza el Carnaval de Bogotá. Por último, les presento el nuevo formato de mi blog.

1.

El tiempo avanza a pasos de gigante. Hace ya once meses de esa deliciosa noche en la que nos vimos por primera vez. Desde entonces hemos compartido risas, orgasmos, miedos, malos ratos, esperanzas, sueños, atardeceres, lunas llenas, viajes, intentos de huida, cansancios, amaneceres… y todo lo demás que se puede vivir en pareja. Por ella he recuperado la fe en las palabras, por ella he afirmado mi esencia rebelde, por ella he puesto las manos en el fuego, por ella me he reconciliado con la poesía… han sido once meses de compromiso, de lealtad, de emociones fuertes y de maravillosa intimidad.

2.

Entre los pueblos tradicionales del mundo entero, ninguno ha tenido la sabiduría para observar los astros y medir el tiempo como los Mayas. Este pueblo americano nos ha legado una variedad de calendarios que aún hoy sirven para sembrar, seguir el ritmo de la luna y cosechar. Una versión reciente del Calendario Sagrado o Tzolkin ha llegado a nuestros días en forma de juego: “Encantamiento del Sueño”. Según este calendario, que consulto todos los días antes de vestirme para escoger el color apropiado de la ropa, estuve cumpliendo años el día de ayer, porque mi identidad en el juego es “Semilla Eléctrica Amarilla”. Cada año del Tzolkin equivale a 260 días, divididos en cinco períodos de 52 días llamados Castillos y estos a su vez subdivididos en períodos de 13 días llamados Ondas Encantadas. Así las cosas, yo estuve celebrando mi aniversario 44 el día de ayer. Aún recibo regalos y felicitaciones.

3.

Por estos días también estamos celebrando el haber llegado hace un año a Bogotá. El mismo viernes 5 de agosto, a las 10.30 p.m., en vuelos distintos, procedentes de ciudades distintas. Quizá nos cruzamos al momento de salir del aeropuerto, quizá. Pero no nos vimos. El destino nos tendría guardada la sorpresa hasta Septiembre en Cartagena. Pero lo que sí recordamos es que llegamos el fin de semana del Carnaval de Bogotá, hace un año. Y por eso cuando la ciudad se pone de fiesta, nosotros con ella, porque nos ha acogido, porque ha sido la extensión de nuestro hogar, porque celebrar el carnaval es celebrar la Vida. Por eso este fin de semana es especial para nosotros, también.

4.

Estoy estrenando blog, con nuevo estilo, con nuevas secciones, espero lo disfruten y comenten. Ahora será más estilo diario. Bienvenid@s.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicidades Kan, por los once meses y los 44 años, espero que lo de diario quiera decir que subas cosas con esa frecuencia...
un abrazo
Beatrix Kiddo