febrero 13, 2006

"El presente es lo único que poseo"


Por Juan Ensuncho Bárcena

En julio de 1969 uno de mis maestros, el poeta James Douglas Morrison, confesó en una entrevista hecha por Jerry Hopkins para Rolling Stone que hubiera podido ser periodista. “Creo que las entrevistas son la nueva forma del arte. Creo que la autoentrevista es la esencia de la creatividad. Hacerte preguntas a ti mismo y tratar de encontrar respuestas. Lo que hace un escritor es contestar una serie de preguntas que no han sido pronunciadas”.

Completamente de acuerdo con esta visión desde antes de conocerla y contagiado por la lectura de los reportajes que solía publicar Gonzalo Arango - padre y profeta del Nadaísmo - me lancé hace un poco más de siete años a realizarme una autoentrevista. Eran mis épocas de soltero estudiante universitario y me hallaba entre el hedonismo puro, lo políticamente incorrecto y la incomodidad social.

Con la certeza de que muy pocas respuestas han cambiado, he decidido compartirla con ustedes, improbables lectores. Con ella inauguro una serie de entrevistas que publicaré en este escondido y repudiado espacio de la Web, con motivo del mes del periodista en Colombia. Pero antes de exponer a mis víctimas, comienzo por exponerme yo mismo.

El personaje
Antes que “personaje”, este es un joven común y silvestre que un día salió de su cuarto de infancia para conocer el mundo y alegrarse con él.

Alguna vez se le ocurrió nacer en San Marcos del Carate, pequeño pueblo de ciénaga y río, lo que para él constituye el recuerdo más hermoso de su vida. Nadie había tenido noticias de su existencia hasta que un día se le ocurrió la segunda idea genial – después de nacer – y fundó en Cartagena el “Desechismo”.

A partir de entonces se volvió un personaje entre los jóvenes artistas e intelectuales de la ciudad, de quien no se puede prescindir para la admiración y el odio. Es terco como una garrapata y ha impuesto a sí mismo, a golpes de escepticismo y burla, una angustia de vivir y de pensar que, con el fracaso y los años, ha devenido una manera de ser de unos cuantos jóvenes que se identifican como la “Generación XXX”.

Al romper con el futuro y con los convencionalismos del pasado, comprobó que el mundo no es de nadie, ni siquiera de los locos... pues la vida está en otra parte. Pero, ¿qué cosa es Juan Ensuncho Bárcena? ¿Un loco? Claro que no, él tiene una cordura sagrada que no le permite ver televisión ni desconectarse de Internet. No es de los que sueña con cambiar el mundo, ni con imprimir otro ritmo a la historia, porque bien sabe que la historia es un recurso de los viejos para incluirse en ella y que el tiempo es una farsa que la humanidad se ha inventado para sentir que se mueve hacia algún lado.

“Para entender esta verdad tan pequeña e inofensiva para los grandes monopolios – que son quienes creen hacer girar el mundo – no se requiere de ningún don especial, sólo ser capaz de vivir con pasión el momento presente, con la absoluta certeza de que es lo único que se posee.”

Del efímero experimento posmoderno que fue el Desechismo (duró sólo tres años) no quedó nada: ni esplendorosos renacimientos de la cultura, ni luchas sociales, ni grandes paradigmas del conocimiento. Únicamente sobrevivió una (de) generación en marcha viviendo con plenitud el contratiempo.

“La única prueba de existencia del movimiento es un video llamado ‘Tontumental Desechista’ en el que los provincianos imitadores del Surrealismo (Hochiminh Álvarez, Ciro Otero ‘Azul’, Yair Klane y yo) leemos el manifiesto desechista. El documental ganó el segundo puesto de un concurso nacional de video universitario, tras el cual los integrantes nos peleamos por la plata y destruimos el movimiento.”

Este joven no tiene ninguna aventura espiritual, sólo el gran peso de haber nacido en la esquina de dos siglos y la inmensa irresponsabilidad de quien se siente reclamado para las ‘grandes causas’ y decide apartar todo porque cree mucho más en el sereno poder del mar y en el discreto encanto de la luna. Con ello, Ensuncho sabe que el olvido ganará la batalla, pues le daría asco quedar en la historia.

Autor de cuatro libros de poemas; conforme con todo, menos consigo mismo; gozador hasta el paroxismo; enamorado de la idea de la muerte; amigo de nadie; desapegado de lo que considera suyo, este es en síntesis Juan Ensuncho Bárcena.

Un joven cualquiera que se encuentra en cualquier esquina de cualquier ciudad del mundo. Un muchacho que aprendió que vivir es el oficio más bello del mundo y que para ello hay que saber morir a cada día. Tal como lo pide otro de sus maestros, el rumano E.M. Cioran: “hay que tener una cierta estética del fin”.

El reportaje
Defínase
Sólo sé que nada fui, nada soy, nada seré. Nada más que tú.

¿Cuál es su recuerdo más feliz?
Haber vivido.

¿Cuál es su recuerdo más desgraciado?
Cuando me dijeron que la Tierra no es una bolita de cristal.

¿Qué soñaba ser hace veinte años?
Viejo.

Si mañana estallara la guerra nuclear, ¿qué haría hoy?
Nada distinto a lo que haré mañana.

¿A qué se dedicará después de los sesenta años?
No voy a llegar vivo a los sesenta, así que me dedicaré a criar nietos.

¿Con quién no le gustaría encontrarse en el cielo?
Con ningún jugador de fútbol, presidente, periodista o cantante vallenato.

Si usted fuera un caballo, ¿qué pensaría de los hombres?
Que son unos pobres impotentes.

¿Cuál es su mayor cualidad?
Perder el tiempo.

¿Y su peor defecto?
Ser humano.

¿Qué significa para usted el amor?
“Bioquímicamente parecido al efecto que causa comer una barra de chocolate”.

¿Cuál es su razón de vivir?
No gracias... prefiero vivir.

¿Llegaría al extremo de cometer por amor un crimen pasional?
Sólo el de tener hijos.

¿Qué valor tiene para usted la soledad?
Depende de cuántos canales de televisión tenga en el hotel.

¿A qué personaje del mundo le habría gustado conocer?
A este pobre muchacho que veo en el espejo.

¿Lucharía en una guerra contra el “consumismo” para defender la cultura?
Por supuesto. Después de los sesenta años.

¿Qué libro llevaría a una prisión?
Los cincuenta años de Playboy.

¿Cuál es la frase que más admira?
“El mundo es maravilloso y vale la pena luchar por él”, Hemmingway citado por el veterano investigador de Seven al final de la película.

¿Cree en la inteligencia de las reinas de belleza?
Por supuesto que no. Pero si estuviera en la cama con ellas...

Si usted fuera al infierno y el diablo le concediera una gracia, ¿qué le pediría?
Borrar de la historia el siglo veinte, incluyéndome a mí.

¿Algo más?
Sí. Mi única intención como escritor es dar voz a una generación que no sabe quién es, ni le interesa.

Cartagena de Indias, Septiembre de 1998

18 comentarios:

Tomás Betín dijo...

¿Quién es Ensuncho?, yo no lo conozco.

Edgar Garcés dijo...

buena esa ensuncho, ensunchate el ensuncho...somos la generacion xxx al cubo..un abrazo

Adán dijo...

¡Bacano, Viejo Chojuan!

Saca a orear el pocotón de vainas viejas y vacílate las nuevas. ¿Sabes qué? Del putas los contactos, ahí me pillé al jémingüey de los insectos y a la sobrina de Felipito.

Te veo bien.

Wil.

Juan Ensuncho Bárcena dijo...

Queridos Tomás, Édgar y Will: Gracias por sus comentarios. Motivantes como un amanecer en compañía de la que es.
Abrazos,
Juan

Pato dijo...

Tan mal y perdido estas que tenes que buscar el viejo baul, pilas, estas abriendo los ojos.

Pato.

Adán dijo...

¡Nojoda Viejo Chojuan!

¡Cómo dejaste de viejas dolidas y descorazonadas!

¡Eche! Cuando yo entre varias (no muchas) escogí una, a las otras no es que les haya encantado, pero no hicieron tanta bulla. (Claro, también fue que yo no abrí un blog para contarles lo feliz que andaba).

Amaia dijo...

Sinceramente te tienes que reir mucho cuando lees los comentarios, aquí nadie aporta nada bueno, solo se nota que son todos unos puros despechados.
Saludos.

Amm.

Mrs. Bzzz dijo...

Vaya me ha gustado mucho, tanto, que no me entran ansias por plantear mis propias preguntas, quiero responder las tuyas, y responderlas igual...¡ey, es mentira! chiste sin gracia. Muy apropiado leer esto en horas de almuerzo. Un Abrazo.

Mrs. Bzzz dijo...

Último apunte, apunte ñoño...
Adivinen cuál es la frase que más admiro
.
.
.
.
.
.
.
.
Por supuesto, NADA ES PURO, y se la robe a Günter Grass leyendo Años de Perro.


.

uno menos, uno mas dijo...

Que partida de cosas truculentas se podria decir lo mismo de forma sencilla, vivan enamorados y ya. Quien dijo que del dolor no se podian esperar cosas buenas? a caso las felicidades por venir no serian mas fuertes aun, en fin no quiero contestar a todas y cada una de las sangronerias que se han escrito por aca. Hay gente para todo

Juan Ensuncho Bárcena dijo...

Estimados Lector@s: Agradezco profundamente que se tomen el tiempo de leer mi blog y comentarlo. Pero sería mucho más productivo (en doble vía) si los comentarios se hacen SÓLO SOBRE EL TEXTO EN PANTALLA y no sobre asuntos de la vida personal del escritor, que bastante tiene con sus propias dudas y certezas.
Abrazos,
Juan
Ps. Les recuerdo a los incómodos que tengo plena facultad de borrar los mensajes que me plazca. "Soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen en este día los muertos de mi felicidad" Silvio Rodríguez.

Anónimo dijo...

Juan: Sigo creyendo en tí, en tu estado de cordura en este día a día, el hoy, que es lo único que nos queda
Un abrazo
Lidia

Anónimo dijo...

"el presente..."
Hermoso texto Juan...casi el de un Buda "caribeno"
abrazo
Rafa Dussán

Anónimo dijo...

Hola Juan!! Como siempre gracias por tu invitación para leer tu blog. Para mi es un honor poder entrar en tu pagina y disfrutar de tus escritos,porque esta "pobre amiga tuya" en su humilde vida, disfruta de las cosas que le aportan algo a su día a día, para banalidades ya tengo la televisión. Mientras aprendo a decir que la idea de la muerte me enamora, cosa que veo difícil, jejeje, disfrutaré mucho más de tus escritos, de un bailecito pegadito, como el de la foto de "confesiones de un escritor casado", de cuidar de mis nietos, que no es por fastidiar, pero tendrás que vivir mas de sesenta para cuidar a los tuyos...de apagar la tele cada vez que den fútbol jajajaja!! y como no!! de saborear placidamente una barrita de chocolate!!!
Gracias!!
Ammaia

Anónimo dijo...

bonita foto!

Hochiminh dijo...

algunos gusanos dejan un rastro facil de seguir, hasta que depronto te los encuentras y no sabes si pisarlos o reir de ellos. En este caso prefiero solo saludarlo y manifestar mi desacuerdo con su escueta teoria sobre la muerte del deshechismo, pero esa discucion la entablaremos en otra ocacion.....
por lo pronto, buen viento que borre el rastro de tu camino....
y demas, quiubo de la copia del video

Imago dijo...

algunos gusanos dejan un rastro facil de seguir, hasta que depronto te los encuentras y no sabes si pisarlos o reir de ellos. En este caso prefiero solo saludarlo y manifestar mi desacuerdo con su escueta teoria sobre la muerte del deshechismo, pero esa discucion la entablaremos en otra ocacion.....
por lo pronto, buen viento que borre el rastro de tu camino....
y demas, quiubo de la copia del video

Imago dijo...

algunos gusanos dejan un rastro facil de seguir, hasta que depronto un dia cualquiera te los encuentras a la vuelta de una esquina y no sabes si pisarlos o reir de ellos. En este caso prefiero solo saludarlo y manifestar mi desacuerdo con su escueta teoria sobre la muerte del deshechismo, pero esa discucion la entablaremos en otra ocasion.....
por lo pronto, buen viento que borre el rastro de tu camino....
y demas, quiubo de la copia del video
Hochiminh