octubre 28, 2005

Capital

Paraíso habitado por fantasmas
nubes de quimeras llevadas por el viento
una lluvia tenaz detiene el tiempo
en tus entrañas

Naciste del vértigo, del oro, de la sangre
has crecido entre el frío de las montañas
el ruido de los motores te calcina

En el desierto has edificado tu reino

Sólo te salvan el canto de los pájaros
el olor de los eucaliptos
y los besos de una mujer sin nombre.


A mi Nana

No hay comentarios.: