mayo 27, 2018

Vuelo de vuelta

La Gloria, óleo sobre lienzo, 346 x 240 cm. Tiziano. Museo del Prado.

Un par de meses después
del viaje iniciático
al Viejo Mundo
el viajero emprende el retorno.


Algo en él ha cambiado para siempre.
Ahora más acostumbrado a la velocidad.
A la altura. A la distancia.
Atrás ha quedado
el temor congénito
a cruzar el vasto Océano.
Se deleita en las nubes
en silencio.


Un par de meses después
de haber estado conociendo
los magníficos Palacios,
los imponentes Castillos
el Arte milenario de Europa
se aparece ante sus ojos
El Trono Celeste.


A una Altura Inconcebible
Majestuosa. Inmóvil. Eterna.
Ante sus ojos efímeros.
La Santísima Trinidad.


La poderosa imagen
se quedará en sus ojos.
Imborrable. Por Siempre.
No saca la cámara.
Quiere que su testimonio
hable por sí mismo.


En lo Altísimo del Cielo
Padre e Hijo,
miran compasivos
el devenir del Tiempo.


El Espíritu Santo sobrevuela los mares
y los siglos de los siglos.




Por Ensuncho De La Bárcena y Álvarez Isaza
Septiembre 19 de 2016