mayo 22, 2015

Como luz, tu sombra



“Vengo desde tus brazos,
no sé hacia dónde voy”
Pablo Neruda

Al verte pienso que no hubo despedida
y al percibirte, Tornera, cerca de mi alma,
sentí en tu mirada, cautiva toda el ansia,
toda la certeza de un tiempo que volvía.

Sentí tu fuego y su frecuencia intactas;
sentí de nuevo que el amor tenía cabida;
que motivados renacerían encuentros;
que trochando camino regresabas.



Y me volví soñador tan de repente,
que recurrí, como otras veces, al soborno;
a la cómplice dispensa del paisaje,
donde siempre morabas de exprofeso.

Donde tenaz habita el mismo conjuro,
el mismo entorno de la tarde inmensa
de abigarrados arreboles dispersos;
el aquelarre sonámbulo del viento,
la pirotecnia galáctica del río.


 Ricardo Torregroza De La Ossa